“DESGRACIA” (Disgrace, 1999) de J.M.COETZEE

DESGRACIA (Disgrace) (1999) de J.M. COETZEE

Desgracia de JM Coetzee Tan abrumadora como “La edad de hierro” o “Vida y época de Michael K”. Coetzee plasma la realidad de su país, Sudáfrica, con una despiadada mirada que, ni por asomo, se parece a esa imagen de convivencia pacífica que se nos ha estado mostrando en los últimos tiempos por los medios de comunicación.

Sabiamente aderezada, la historia arranca con un escándalo que puede suceder en cualquier parte del mundo: una relación entre un profesor ya maduro y una joven alumna.

“Una semana antes no era más que otra cara bonita en medio de la clase. Ahora es una presencia en su vida, una presencia que respira”

La situación, obviamente, acaba con la vida profesional del protagonista, David Lurie. Es aquí donde arranca el corazón de esta historia llena de pesadumbre y de derrota. David, huyendo de una ciudad en la que se ha convertido en un apestado social, se refugia en la granja en la que se ha recluido su hija, una mujer rebelde que sueña con un mundo imposible.

“Anteriormente ha pasado con su hija temporadas muy cortas. Ahora comparte con ella su casa, su vida. Tiene que andar con mucho tiento, no sea que los viejos hábitos vuelvan a instalarse: los hábitos del padre, como colocar el rollo de papel higiénico en su sitio, apagar las luces que ella deja encendidas, echar el gato fuera del sofá. Ensaya para la vejez, se dice de modo admonitorio. Ensaya para adaptarte y aprender a encajar entre los demás. Ensaya de cara al día en que tengas que irte al asilo”

Es ahí donde se producirá la tragedia que marcará definitivamente tanto al protagonista como a su hija. La antesala de lo que será el resto de la vida del viejo y cansado profesor.

La radiografía que Coetzee muestra de Sudáfrica es desalentadora: los personajes de color actúan movidos por un pasado que no pueden olvidar, un pasado de miseria y de esclavitud, el doloroso appartheid, un pasado que les ha marcado tan profundamente que sólo saben moverse con un rencor vengativo que ni ellos mismos parecen saber comprender, pero lo llevan inoculado y sus actos se tornan primitivos y crueles. Los blancos, por el contrario, caminan entre el deseo por participar de un cambio que es inevitable y la angustia por sentirse ahora víctimas de su historia. Han perdido el poder, y sin el poder han perdido el control. Se saben en manos de la mayoría negra, se saben atrapados en un país que aman pero que es su mayor enemigo. Es como si hubiesen aceptado el hecho de que, tarde o temprano, serán sacrificados, como mártires, para que se produzca la catarsis.

“Estoy sumido en una desgracia de la que no será fácil que salga por mis propios medios. Y no es un castigo a cuyo cumplimiento yo me  haya negado, al contrario. Ni siquiera he murmurado contra lo que me ha caído encima. Al contrario: estoy viviéndolo día a día, procurando aceptar mi desgracia como si fuera mi estado natural. ¿Cree usted que a Dios le parecerá suficiente que viva en la desgracia sin saber cuándo ha de terminar?”Desgracia de J.M. Coetzee

La angustia de David Lurie y de su hija se hace tan cercana que su dolor traspasa las páginas de la novela, y sentimos en cada capítulo sus reveses y sus frustraciones como si fuesen personas reales a las que conocemos. Coetzee escribe con tanta finura como contundencia, y aunque pueda parecer que al final de cada novela nos deja con la sensación de que el mundo camina hacia ninguna parte y de que el futuro que nos espera es tan frágil como tenebroso, entre líneas, sus historias nos demuestran que los hombres de diferentes razas y condición social han de terminar ineludiblemente por ayudarse, por buscar el punto de equilibrio que les sirva a unos y a otros para sobrevivir a la mezquindad.

Sergio Barce, Noviembre 2010

jm coetzeeJohn Maxwell Coetzee, escritor sudafricano (pero nacionalizado australiano), en sus novelas retrata a su país de origen sin sentimentalismo alguno, y ello le sirve para denunciar el appartheid y el racismo y sus nefastas consecuencias. Otras novelas suyas son Tierras de poniente (Dusklands) 1974, Vida y época de Michael K (The life and times of Michael K) 1983, La edad de hierro (Age of iron) 1990, Elizabeth Costello, 2003 o Verano (Summertine) 2009. J.M.Coetzee es Premio Nobel de Literatura 2003.Verano de JM Coetzee

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s