“EL MAESTRO DE GO” (Meijin) (1951) de YASUNARI KAWABATA

Igual que contemplar una película de Ozu o de Mizoguchi. Yasunari Kawabata narra con una elegancia y precisión decididamente conscientes para sumergirnos en la última gran partida de Go, celebrada en 1938. Lo hace así porque el juego de Go, tan extraño como insondable (salvo para los japoneses y algunos conocedores del mismo, por supuesto), lo exige. Cada movimiento de los jugadores, y también de quienes les rodean durante los meses que dura esa gran partida, visualizan de manera perfecta el ritual, el honor y, sobre todo lo demás, el arte que destila ese juego.

“Probablemente no se habría presentado de habérsela pasado por la cabeza la posibilidad de perder, y fue como si su vida terminara cuando la corona de la victoria cayó de su cabeza. Había seguido su extraordinario destino hasta el final”

Contrapone la esencia y la tradición del Maestro, que pone por última vez su título en juego, frente a un joven contrincante más visceral, práctico y moderno, que, sin embargo, representa la ruptura definitiva entre lo viejo y lo nuevo. Kawabata no puede disimular en su novela, sin embargo, su apego hacia el Maestro, su irrenunciable admiración por alguien que hizo de un juego una obra de arte, y aunque con gran respeto, nos muestra en el personaje del aspirante Otake la nueva cara de las cosas, este mundo artificial, en el que sólo impera el más fuerte, el más osado, la nueva cultura del vencedor por encima de cualquier otra valoración ética o moral.

“El Maestro había colocado el juego a nivel de obra de arte. Era como si la tarea, semejante a una pintura, hubiera sido manchada en el momento de mayor tensión. Ese juego de negro contra blanco, de blanco contra negro, tenía el designio y las formas de una creación artística. Tenía el vuelo del espíritu y la armonía de la música. Todo se desvirtuaba si sonaba una nota en falso… La obra maestra de un juego podía arruinarse por la insensibilidad de sentimientos de un adversario”

Cada frase, cada palabra, está escogida al milímetro. La aparente inacción de algunos de sus pasajes es impostada, el verdadero movimientos es tan sutil como la manera de caminar de una geisha. Los movimientos de las fichas, descritos con procelosa delectación (se nota que a Kawabata el juego de Go le hipnotizaba), es como la visualización de una batalla heroica. El sufrimiento de la esposa del Maestro es un claro paralelismo del que sufrían las mujeres de los guerreros de antaño (imagino incluso algunas escenas de “Ran” de Akira Kurosawa).  Yasunari Kawabata cincela, igual que un escultor, una biografía ficticia hasta modelar la figura que se proponía, es decir, la magnificencia del Maestro, su derrota que no es derrota, su final trágico y, sin embargo, honroso porque su cincel ha pulido las aristas y logra que el lector se ponga de parte de ese viejo que lucha contra lo ineludible, sentimos su dolor, su confusión final, y le arropamos.

 

Sergio Barce, febrero de 2011

(Los fragmentos de  la novela los he tomado de la edición de “El maestro de Go” publicada por Emecé Editores, 2010, con traducción del japonés de Amalia Sato)

  Yasunari Kawabata (1899-1972). Escritor japonés, cuya primera novela fue “La bailarina de Izu” (1927). Según parece, Kawabata tuvo una infancia trágica, era insomne y leía constantemente (había estudiado en la Universidad Literatura Inglesa y Japonesa), y pese a que era una persona solitaria, se convirtió en el escritor japonés más popular de su tiempo. Sus títulos más conocidos son “La casa de las bellas durmientes” (1961), “Lo bello y lo triste” (1964), “Mil grullas” (1949) o “País de nieve” (1935). En el año 68 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura, y cuatro años después se suicidó.

Anuncios
Etiquetado , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s