DJANGO DESENCADENADO (DJANGO UNCHAINED, 2012) UN FILM DE QUENTIN TARANTINO

Si hay algún Oscar indiscutible este año es el de Daniel Day-Lewis por su interpretación de “Lincoln”, pero también lo son el de Guión original para Quentin Tarantino y el de Mejor Actor de Reparto para Christoph Waltz, ambos por “Django desencadenado” (Django unchained), en mi modesta opinión la mejor película con permiso incluso de “Argo”.

Este año hablo con conocimiento de causa porque he visto prácticamente todas las películas candidatas, ya se sabe que cuando uno es un apasionado del cine hace este tipo de cosas., y, con sinceridad, “Django desencadenado” es la película que me habría gustado rodar (si fuera director de cine). 

django-desencadenado-cartel3

¿Qué tiene este film para que me haya gustado tanto? Pues tiene ritmo, es entretenida, te hace reír pero también te hace sufrir, es un western, el género cinematográfico por excelencia y que desde mi infancia me fascina, pero es además un spaghetti-western (junto a “Hasta que llegó su hora” –Once upon a time in the West- de Sergio Leone, el mejor).  Sus diálogos son magistrales, pronto los veremos reproducidos en infinidad de blogs y de páginas dedicadas al cine, su banda sonora es poderosa y electrizante, sus imágenes impactantes. Ya lo anuncia su tráiler:

Trailer:

Quentin Tarantino es un embaucador, pero tan inteligente que arma sus películas como perfectos engranajes. Escribe un guión excelente y dirige con mano maestra. No oculta nada en esta película: coge uno de los títulos míticos del spaghetti-western “Django” (1966) de Sergio Corbucci y que protagonizara Franco Nero, en la que se narraban las peripecias de un pistolero que llega a un pueblo cochambroso del Oeste arrastrando un ataúd, pero, por supuesto, no rueda esa película, solo toma el nombre del protagonista: “Django: d-j-a-n-g-o, la d es muda” dice Jamie Foxx en una hermosa imagen de homenaje cien por cien tarantiniana, y le replica un Franco Nero ya con bastantes años a sus espaldas: “Lo sé”.  Así que toma el nombre del protagonista y homenajea a Franco Nero, el primer Django, y además de esto coge el tema principal de apertura de aquella película y sin más la coloca como música de cabecera de los títulos de crédito de la suya, sin complejo alguno, y suena como si fuera la primera vez que la escuchásemos. Magnífica canción la del excelente músico Luis Bakalov. Le queda genial esta idea. Y suena así:

Con esta obertura sesentera, con la que rinde expresa pleitesía al spaghetti-western, Tarantino nos mete de lleno en la trama de la mano de ese actor excelso que es Christoph Waltz al que le caen últimamente los personajes con las mejores líneas de diálogo, ya sea en “Malditos bastardos” (Inglorious basterds), en esta nueva colaboración con Quentin Tarantino o en su papel de abogado en “Un Dios salvaje” (Carnage) con Polanski. Y es tan bueno que aunque el premio Oscar que ha obtenido es como Actor de Reparto, gran parte de la película se apoya en él y se convierte en su auténtico protagonista. Su personaje, el doctor King Schultz es excelso.

Christoph Waltz y Jamie Foxx

Christoph Waltz y Jamie Foxx

“Django desencadenado”, como muchos grandes westerns, es la historia de una venganza. Pero es mucho más: es un fresco descarnado de la realidad de la esclavitud (increíble la sensación de dolor que nos transmite la actriz Kerry Washington cuando recibe los latigazos al ser castigada), una crítica a veces irreverente a la arrogancia de los blancos hacia los negros (la entrada de Django a caballo en la ciudad bajo la mirada atónita de los ciudadanos y de los propios criados y esclavos negros, como si de una pesadilla o de un sueño se tratara), una denuncia en ocasiones insoportable de cómo eran tratados aquellos negros sometidos (durísimo el ataque de los perros a un hombre ya indefenso acorralado por sus perseguidores o la lucha de los mandingos), un retrato inmisericorde de los señores de las grandes plantaciones del Sur de los Estados Unidos (el inmaculado Don Johnson, el cínico Leonardo di Caprio), y es también un reconocible universo de Tarantino con sus diálogos magistrales, con reverberaciones de “Malditos bastardos” y de “Kill Bill” (la matanza final es otro duelo coreografiado al estilo del que mantuvo Uma Thurnan contra varias decenas de ninjas).

Jamie Foxx y Leonardo DiCaprio

Jamie Foxx y Leonardo DiCaprio

Y siendo todo esto, además se descubren las huellas del mejor Sam Peckinpah de “Grupo salvaje” (Wild bunch) y del mejor Sergio Leone. No hay tapujos a la hora de homenajearlos, de fusilarlos por así decirlo, pero siempre con algo novedoso, actualizándolos. Ahí tenemos el duelo final contra decenas de pistoleros que, en manos de otro, habría resultado imposible. Y el descaro de Tarantino llega incluso a componer un puzzle en su banda sonora con varios temas de Ennio Morricone. Es decir, decidido a ganarse a todos los que hemos seguido a estos tres maestros del cine.

Con las dosis adecuadas, Quentin Tarantino relata una historia de venganza a la vieja usanza pero con toques de modernidad: hay western clásico, hay western europeo, hay comic, hay drama sureño, hay aventura, hay romance, hay duelos sangrientos, hay comedia… Y es que en esto es único: combinar las escenas más terribles con diálogos o situaciones en las que, pese a su dureza, acabas riendo.

Kerry Washington

Kerry Washington

Las interpretaciones son excelsas, en especial el ya mencionado Christoph Waltz, como un caza recompensas disfrazado de dentista o viceversa, con frases lapidarias, que gasta un sutil humor lleno de sarcasmo, un personaje que se hace inolvidable. Veámosle en una escena:

El de Django, interpretado por el eficaz Jamie Foxx, quizá no tenga unos diálogos tan magistrales pese a ser el protagonista, pero es indudable que sale airoso y que nos ponemos en seguida de su parte, hasta el final. Es de esos héroes que formarán parte de nuestra memoria.

Leonardo di Caprio como Calvine Candie crea un personaje odioso, no de una manera ramplona, sino que a medida que avanza la trama se nos va desvelando poco a poco el monstruo que realmente es (en versión original, como los demás, obviamente gana puntos). Y a su lado el fiel criado negro Stephen interpretado por un increíble Samuel L. Jackson, más odioso aún que su amo, como el viejo esclavo que goza de ciertos privilegios y que frente a los suyos es más cruel incluso que los blancos. Extraordinario el papel de Jackson.

Los dos Django: Jamie Foxx y Franco Nero

Los dos Django:
Jamie Foxx y Franco Nero

Incluso el personaje de Big Daddy, al que da vida Don Johnson, es un buen papel, en especial cuando encabeza el grupo de linchadores que discuten sobre sus capuchas en medio de la noche, una de las escenas más divertidas y originales. Y el personaje de la mujer de Django, la preciosa Broonhilda von Schaft (originalísimo que una esclava negra hable alemán, otro acierto) en la piel de la actriz Kerry Washington resulta en todo momento conmovedor.

La banda sonora de la película, como muchas veces ha dicho Woody Allen respecto a sus films, va sobre seguro: solo hay que tomar prestados temas de otros films, o de intérpretes ya consagrados (una de las artimañas que mejor utiliza Tarantino en todas sus películas y que en esta ronda la perfección). Los temas musicales nos abrazan, nos transportan, nos hacen viajar con los dos protagonistas. Yo me quedo con el tema central de Bacalov, pero también con la canción “Freedom” de Anthony Hamilton y Elayna Boynton:

O cuando suena “I´ve got a name” en la voz de Jim Croce, aunque ya digo que las notas de Morricone, Jerry Goldsmith e incluso la emocionante voz de Elisa cantando “Ancora qui” nos regalan momentos imborrables acompañando las escenas rodadas por Tarantino.

En fin, “Django desencadenado” me ha llevado de vuelta al cine de mi infancia, a los spaghettis que veía en el Ideal de Larache primero y en las sesiones dobles del Cayri de Málaga después, me ha sumergido en un verdadero western lleno de emociones y de aventuras, me ha hecho reír, me ha hecho removerme en la butaca y me ha hecho disfrutar de nuevo de la pantalla grande.      

Sergio Barce, marzo 2013

 

 

 

 

 

  

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , ,

Un pensamiento en “DJANGO DESENCADENADO (DJANGO UNCHAINED, 2012) UN FILM DE QUENTIN TARANTINO

  1. Joana dice:

    For ever “Django”, looking for “Freedom” o “I’ve got a name”… todas ellas amenizan estupendamente este rato delante de la pantalla asistiendo a unas escenas MUY TARANTINO… Impactante cuando el algodón queda salpicado de sangre…
    Un gran amante de Tarantino también me la valoró de sobresaliente, por eso que, además de tu valiosa recomendación, ya tengo más motivos para estar interesada en verla.
    Gracias por aproximarnos a la historia de este western.
    Un beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s