RETRATO LITERARIO DEL ESCRITOR LARACHENSE DRIS DIURI

En 1996 se publicó “Literatura marroquí en lengua castellana”, escrito por Sergio Macías y mi entrañable y admirado Mohamed Chakor. En este volumen, publicado en la Colección Reencuentro, de Ediciones Magalia (Madrid, 1996), Macías y Chakor recopilan lo mejor de la literatura marroquí escrita en castellano.

LITERATURA MARROQUÍ EN LENGUA CASTELLANA

Estructurado en décadas, cada período recoge a los autores marroquíes más destacados que eligieron el idioma de Cervantes para crear sus obras. Y así nos llevan desde los años cuarenta hasta 1996, en un acertado y muy cuidadoso trabajo de selección.

MOHAMED CHAKOR

En el libro desfilan la vida y la obra de los siguientes autores:

Años 40 y 50:  Abderrahim Yebbur Uddi, Mohammad Ibn Azzouz Hakim, Dris Diuri, Abdel-latif Jstib, Mohammad Temsamani y Moisés Garzón Serfaty.

De la década de los 60: Abdelkader Uariachi; Mohamed Mamoun Taha, el propio Mohamed Chakor, Abderrahman Cherif-Chergui, Dris M. Mehdati y Mohamed Laarbi Messari.

De los años 70: Aziza Bennani, Simón Levy, Abdellah Djbilou, Malika Embarek López, Mohammed Amrani, Mohamed Bouissef Rekab, Mohamed Sibari, Ahmed Sabir, Said Jedidi, Fadel Al Ach-hab y Hossein Bouzineb.

Y de las décadas de los 80 y 90: Oumama Aouad, Houssein Bouzalmate Mohamed, Chukri el-Bakri, Laila Bel Ghali, Laarbi el Harti, Samira Abdelaziz Brigüech, Mohamed El Kihel e Inés Calvo, Ahmed Mgara, Jalil Tribak, Mohamed Maimoni, Abderrahman el Bakkali, Ali Mohamed Laarbi y Ahmed Daoudi.

Mohamed Sibari

Mohamed Sibari

Amén de ellos, se incorpora al volumen una serie de artículos firmados por Juan Goytisolo, Antonio Gala, Jacinto López Gorgé, Manuel Ruiz Lagos, Sergio Macías, Aurora Cuevas Cervero, Mohamed el Kihel, Ahmed Daoudi, María Luisa Lajara y Luis F. Bernabé Pons.

Mohamed Mamoun Taha "Momata"

Mohamed Mamoun Taha “Momata”

Varios de los autores seleccionados son larachenses: Dris Diuri, Mohamed Mamoun Taha o Mohamed Sibari, otros tienen alguna relación con Larache, y varios me son muy queridos.

De los autores que forman parte de la década de los años cuarenta, destaca entre otros el larachense Dris Diuri, tan admirado por el profesor Fernando de Ágreda. Y es éste precisamente el fragmento que transcribo de este estupendo manual y que analiza con detalle la obra del poeta del amor.

Sergio Barce, abril 2013

DRIS DIURI

Dris Diuri nació en Larache, en 1925. Cursó sus estudios en la zona norte de Marruecos, en la época del Protectorado español. Llegó a ser el mejor alumno en dicha región, y muy aventajado en el idioma castellano. Fue un intelectual que se preocupó por estrechar los lazos fraternales entre Marruecos y España. Dejó constancia de ello como escritor, periodista y conferenciante.

DRIS DIURI

DRIS DIURI

Colaboró brillantemente en varias revistas españolas y marroquíes. Desempeñó la función de canciller en el Consulado de Marruecos en Barcelona. Dominaba el árabe y el francés, y fue autor de numerosos libros y obras de teatro. Mencionamos a continuación algunas de sus obras: “Miscelánea I y II”; “Luz y oscuridad”; “Palpitaciones”; “Tragedia y realidad”; “Rimas”; “Cartas a una amiga”; “Breve noticia sobre la historia de Larache”; “Mohamed V, monarca reencarnado” (del que publiqué ya un articulo y copia de la publicación en este blog), “Mensaje a SM Hassan II” y muchos otros.

Mohamed V, monarca reencarnado de Diuri

También cultivó la poesía, pudiendo decirse que fue un poeta del amor. Parte calificaremos parte de su creación como de poesía social, ya que hace incursiones en tal ámbito, por ejemplo sus poemas “Sequía” (primera y segunda parte), cuando el poeta estructura sus versos a base de preguntas (en la primera parte) a un labrador, finalizando el poema con el canto siguiente:

¿A qué viene tu amargura?

¿Por qué tu desilusión?

El campesino responde:

De pena son mis lágrimas.

Quiero con ellas regar

mi triste tierra, señor.

Son versos con un contenido de humildad, cuyo protagonista es un hombre campesino acostumbrado a un trabajo esforzado y muy  modesto, con mucho respeto y sentimiento dolido.

En la parte segunda el personaje es un pastor. Nuevamente nos encontramos con imágenes que tipifican tristeza y melancolía:

Pastor que con desconsuelo

lloras apesadumbrado,

¿a que vienen tus sollozos?

dime, ¿cuál es tu desgracia?

Lloro por agua, señor.

Poesía delicada, pero que cuestiona una dura realidad. Tiene una poesía mística que adquiere una gran elevación espiritual. En “Remembranza” el poeta es el hombre cansado, herido y acongojado en un mundo que incluso lo llena de furor. Pero es Dios el que lo salva y levanta en sus caídas y tormentos.

Entonces, la fe es aquí indispensable. La “Inspiración” es de igual manera (como fuerza existencial y no divina, salvo como ilusión) lo que le impulsa y da esperanza. Este poema, junto a “Ilusión”, que se funde en el amor, alude a un contenido en el que el poeta siempre se sumerge y se apoya. Otros poemas interesantes son “A mi musa” y “Cántico del poeta”.

Su poesía telúrica está representada en su desbordado amor a la Naturaleza, que notamos en “Magnolia”, “Tarde” y “A mi árbol preferido”. El poeta ama la paz y la belleza, y se siente embriagado por la creación del firmamento en el poema “Nacimiento”.

Poesía crítica: en “Monotonía” hay un deseo de escaparse de sus funciones burocráticas y rutinarias, para dejarse llevar por lo que realmente conmueve al alma: la imaginación.

Poesía amorosa: escribió mucha, pero en “Recuerdo” existe un sentimiento de amor inolvidable.

En otros poemas el poeta canta a la amistad, a la Navidad, a su amado pueblo de Larache, y al gran poeta del Modernismo, Rubén Darío, que tanto escribió sobre lo oriental y mucho sobre lo específicamente árabe. Para Dris Diuri, este poeta nicaragüense es su maestro, y aquí demuestra ese enorme cariño por lo intelectual que se plasma en lo hispanomarroquí.  Su intelecto va más allá de Marruecos y de España:

Por eso lejos, mis alas caminan,

por eso nado en cristalino río,

a la sombra del gran Rubén Darío.

En soneto quizá tan egregio como rimbombante, al estilo de Rubén Darío.

De su prosa llama la atención “Más sobre Zoraida” (inspirado en el trabajo literario de don Emilio García Gómez, titulado “Zoraida quiere salir”, publicado en ABC), en el cual se presenta como un gran luchador por los derechos de la mujer marroquí. Plantea la necesidad de su educación para que se incorpore lo más rápidamente posible al mundo moderno. Que su abnegación y sacrificio tengan la compensación de una felicidad encontrada a través de su propia liberación, que es esencial en la vida moderna de la sociedad (tómese en cuenta que tal artículo está escrito en 1949).

El escritor, dramaturgo y periodista falleció en 1978.

Dris Diuri con sus hijos, en la calle Chinguiti de Larache

Dris Diuri con sus hijos, en la calle Chinguiti de Larache

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

3 pensamientos en “RETRATO LITERARIO DEL ESCRITOR LARACHENSE DRIS DIURI

  1. Joana dice:

    Tengo siempre sed de libros, quisiera tenerlos -poseerlos- todos… bueno, esos que me hacen sentir, esos que me hacen vivir y sobre todo esos escritos por mis paisanos. Este título, por supuesto, que debe valer la pena tenerlo y saborearlo.
    No me imagino la vida sin libros, sería como una partitura sin notas, como una flor sin pétalos…

  2. Fernando de Ágreda Burillo dice:

    Los recuerdos se van enlazando: Dris Diouri, al que conocí por sus cartas, me lleva a Trina Mercader y su revista “Al-Motamid. Verso y Prosa” (Larache, 1947), a la que si conocí en Madrid, cuando vino a hablarnos de su experiencia marroquí. También recuerdo a los hijos de Dris: Farida, buena novelista en francés, fallecida, alumna de Estrella Pérez de Amar, y Abdelilah, del que no he vuelto a tener noticias. Creo que eran parientes de Mohamed Sibari (o de su esposa). Es una buena idea recordar a los personajes ilustres, hijos de Larache.
    Fernando de Ágreda

  3. Andrés Arévalo Martinez dice:

    Que maravilla!!!. Y que ignorancia tenia sobre esta amplia pleyade de escritores marroquíes que emplean nuestra lengua. Pienso que este movimiento es fruto de la huella que dejo nuestro país en aquellos años de convivencia pacífica.

    Gracias Sergio por esta recopilación de autores. Tratare de leer el libro que comentas.

    Fantástica la nota biográfica que has hecho de Dris Diuri, insigne personaje nacido en Larache.

    Por cierto, en la foto en que Dris aparece con dos hijas en la calle Chinguiti, me han hecho venir los recuerdos de hace más de 60 años, con el cine Ideal a la izquierda y enfrente, aunque no se vea, esta la trasera de la iglesia católica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s