FORASTERO EN MI TIERRA, LARACHE – UNA CRÓNICA DE DRISS SAHRAOUI

Será que estoy últimamente algo melancólico, será que mi ánimo anda un tanto herido, pero el hecho es que esta crónica de Driss Sahraoui ha desbordado mi nostalgia y ha hecho que, al acabarla, me haya recorrido un escalofrío por el cuerpo. Me reconozco en lo que cuenta, y reconozco esa sensación de desamparo de la que habla. Desgraciadamente, cuando más tiempo pasa, Larache se va desmoronando, tanto la ciudad física como la imaginaria, esa que nos vio crecer o que nos vio marchar. Ya nada es como era, y la realidad, que carece de sentimientos, se encarga de golpearnos con su inmisericordia. Solo nos quedan los recuerdos, y los amigos, y compartir quizá lo que sentimos cuando volvemos a pisar la tierra que nos hizo feliz, como hace hoy Driss Sahraoui. Gracias, Driss, una vez más.

Sergio Barce, mayo 2013

FORASTERO EN MI TIERRA, LARACHE

Después de pasar dos meses en Casablanca y Rabat, al regresar con un familiar mío que conducía su propio  coche, al acercarnos, le he sugerido que saliera de la autovía para así entrar a Larache. Lo hizo tan de prisa que tuvimos que atravesar Alcazarquivir, lo que no cayó mal porque a esta ciudad la conocía muy bien, ya que en 1958 he venido a esta ciudad para participar en la recogida de la peseta e introducción de la nueva moneda, el franco marroquí, que entonces solo circulaba en la zona francesa del protectorado, y me quedé aquí hasta el año 1961, fecha de la clausura del Banco de Marruecos en esta ciudad.

LARACHE - Plaza de España / de la Libaración

LARACHE – Plaza de España / de la Libaración

A la entrada me agobiaron los recuerdos y empecé a rememorar esos lejanos días.

Empezamos por la Plaza Sidi Buhmed, que era la más céntrica, con su Alcaicería, un pequeño jardín idéntico al que había en Larache, con su pecuario y peces de color, los bancos para sentarse, alicatados con esas bonitas lozas andaluzas, en fin,  fotocopia del de Larache. Hemos visitado el que fue célebre Café-Bar El Imperial; teniendo enfrente un surtidor de gasolina, unas cuantas tiendas de comestibles, la casa del Doctor Arnet, buen médico por cierto y bellísima persona, el  edificio del  Banco de Marruecos, donde pasé casi cuatro anos, el comercio de un hebreo especialista en repuestos y accesorios de  coches de la marca Volkswagen, el comercio de los hermanos Martínez, el Cine Pérez Galdós, el café-bar El Lido,  propiedad de un simpático hebreo; la Peña Militar, casino para militares, un comercio de alimentación general de venta al por mayor y menor, propiedad de un hebreo muy respetado llamado Crespín, la plaza de abastos (mercado)…

ALCAZARQUIVIR

ALCAZARQUIVIR

Al otro lado había una calle estrecha, con una hilera de tiendas, en plan comedor. Especialistas en carne picada –kefta- que la preparaban de una manera especial, la despachaban dentro de una media torta o una torta entera todavía caliente, eso era exquisito, se preparaba también para llevar. Estaba igualmente el café-bar Barranco y la comisaria de Policía, estos dos últimos bajo una pequeña arquería. Ya para seguir: el mercado con la parada de autobuses, la Valencia y la  Escañuela, teniendo enfrente al Cine Astoria; el barrio Escriña, un hebreo llamado Medina que vendía bebidas al por mayor; el Bar Canaletas, el Hotel España; el barrio de Escriña, la administración de Correos, la farmacia Bofill y a la salida el santuario del patrón de la ciudad Sidi Ali Bougaleb. Enfrente quedaba la estación de ferrocarril que era idéntica a la de Larache y los cuarteles del ejército.

SIDI ALI BOUGALEB - ALCAZARQUIVIR

SIDI ALI BOUGALEB – ALCAZARQUIVIR

Seguimos por la antigua salida de Alcazarquivir donde todo era fincas de naranjos, tomates, toda clase de verduras y legumbres, bien explotadas por varias familias de agricultores españoles, siendo la más importante la de los Salvadores. Desgraciadamente esto, como otras  tantas cosas, y como también ocurrió en Larache, ya no existe. Esta breve descripción que he hecho de esta ciudad, es la que llevo  en la memoria, por lo que el noventa por ciento de lo mencionado aquí, ya no existe y el resto ha cambiado de nombre.

Helados Los Valencianos - Familia Alguacil

Seguimos nuestro  camino  hacia Larache y encontramos a mitad de camino, la fábrica de azúcar Cosumar, y llegamos a Auamara donde hay un gran zoco bien preparado que funciona una vez por semana, exactamente el jueves, una fábrica, dicen que de neveras, y el puesto de la Mejaznia.  Aquí estaba igualmente el depósito de agua Smid el Ma, los cuarteles de la Yeguada o Cría Caballar, donde el cantante Manolo Escobar presume de haber pasado su mili. Estaba también el aeródromo que, curiosamente, en esos tiempos, hacia la línea Auamara-Sevilla. Y llegamos a la entrada de Larache…

LARACHE

LARACHE

Empezamos por la parte izquierda que llevaba a la Guedira, donde de un lado y otro de la carretera había fincas de naranjos, tomates y otros productos. Me acuerdo que cuando viajaba, al pasar por esta parte con la ventana del coche abierta, me emborrachaba con ese olor tremendo y agradable de azahar procedente de los naranjos que estaban cerca. Empiezan los Viveros por la izquierda, y por la derecha, estaba un palacete que decían ser la residencia del Gobernador y más tarde del Baja de la ciudad, seguido del Hostal Flora y, enfrente, un terreno inmenso, todo árboles de eucaliptos. Este terreno se ha convertido en un gran barrio al construirse en él villas y  casas individuales de dos y tres alturas. Me quedé asombrado de ver esta parte de Larache a la que no había llegado hace muchísimos años, totalmente construida y urbanizada. La arquitectura empleada en esta construcción es reciente y hasta  modernista, pero el barrio  peca de infraestructuras.

Estadio de Santa Bárbara - Larache

Estadio de Santa Bárbara – Larache

Seguimos y encontramos el campo de fútbol Santa Bárbara, que sigue de pie contra viento y marea y resistiendo a la dejadez de los responsables de la ciudad; este Estadio que nos recuerda la familia Rodas, que era una fábrica de futbolistas, todos los hermanos han jugado al fútbol, también a Facundo, Lama, Abderramán, Montero y otros tantos y tantos, seguido del Cuartel del Regimiento de Artillera que fue el patrocinador del Estadio Santa Bárbara. En este cuartel, hoy, se encuentra una Escuela de segunda enseñanza y algunas viviendas improvisadas habitadas  por gente humilde; estaba igualmente el Pueblo Español, donde han vivido muchas familias españolas, donde había mucho ambiente familiar, hoy ya no existe…

Larache - artillería

Encontramos igualmente el antiguo cuartel de Telecomunicaciones (Autorradio) cuya arquitectura era monumental, pero actualmente muy deteriorado, debido al  abandono reinante en esta ciudad. Aquí está igualmente la antigua Harinera, que nosotros llamábamos Fabrica de Harinas del Lukus, el depósito y fábrica de IMASA especialista en maderas, la estación de ATLAS, hoy TOTAL, con un gran Café restaurante en el mismo lugar. Y ya la rotonda de Cuatro Caminos que debía de estar mejor cuidada porque es la primera imagen que percibe el visitante de esta ciudad en su entrada y salida, y además por estética. Encontramos igualmente la bajada de la Cuesta del Aguardiente y el principio de la Avenida de España, hoy Avenida Mohamed V, a su derecha con los famosos chalets que empezaban, en cuatro Caminos, con el chalet del General Mezián y terminaban con el chalet de la Previsión,  el cementerio de Lalla Menana y el Jardín de las Hespérides. Por la izquierda empezaba con el edificio del Tribunal, más abajo unas casas, la tienda de Filo, esposa de Manuel Veiga, haciendo esquina con la calle Barcelona, en la otra esquina un bakalito que sigue, y a continuación la Escuela Francesa, que está en derribo para construir un inmueble, sabrá Dios de qué forma y estilo.

Larache - avenida Mohamed V

Larache – avenida Mohamed V

En fin, sigue la calle Portugal y la calle Daisuri que tiene, al otro lado y enfrente, al Jardín de las Hespérides, que los responsables de la cosa municipal no han sabido hasta ahora qué hacer con él. Sigue la administración de Correos, que es una joya de arquitectura pero con necesidad de mejor atención, la Municipalidad de Larache, la calle Italia, las arquerías donde en un tiempo estaban los Almacenes Pulido y la Farmacia Amselem, y ya la plaza de España, hoy Plaza de la Libertad.

A la izquierda y empezando por la calle Daisuri, encontramos el Fondak Fereres, un mecánico, un pequeño surtidor  de gasolina y la escuela de La Alianza Israelita. Hoy, salvo las casas, ya no existe nada de todo esto. Incluso el inmueble de la Alianza Israelita está amenazado de derrumbe. Sigue la calle Cervantes, el Banco Español de Crédito, hoy Banco Popular, el Banco de España, hoy Banco de Marruecos, la Iglesia, el Inmueble del Banco de Estado de Marruecos, hoy Wafabank, el pasaje Gallego, el local de lo que era la Bandera Española, ocupado actualmente por nuestro paisano y amigo El Hachmi Yebari, donde ha montado un magnifico Bazar, bien entretenido y surtido, al que no he tenido la suerte de ver, porque en ese momento no estaba…

Larache - antigua avenida Reina Victoria, hoy Mohamed V

Larache – antigua avenida Reina Victoria, hoy Mohamed V

Sigue el Bar Perico, ahora un simple café, lo que era la Joyería Cabrera, el Bar Canaletas, lo que era la Casa Ros, el pasaje de los Limpiabotas y el Banco de Bilbao que hace esquina con el Café Central y la plaza de España, hoy Plaza de la Libertad.

Larache - plaza de la Liberación / antigua de España

Larache – plaza de la Liberación / antigua de España

No teníamos mucho tiempo, pero no podía dejar de visitar mi barrio de la Alcazaba que es donde nací. Esta visita ha sido muy relajante y satisfactoria, al ver este barrio minuciosamente cuidado en limpieza, reparación,  restauración y pinturas. Esto me ha causado mucha alegría, al ver esas calles igual que aquellas de mi niñez. La calle Gnaoua, que es la más larga y desemboca en la Torre, teniendo a su terminación y a la izquierda el Yebiyel, donde había una calle estrecha y pendiente con escaleras estrechas que desembocaba en casi el final de la calle Real, enfrente tenia otras escaleras, aunque largas y algo pendientes pero muy anchas, y bien adoquinadas que desembocan en la antigua puerta de Aduanas, hoy recinto del puerto. La calle Aztot, que empieza en el cuartel de la Mehala Jalifiana y termina en la Comandancia, la calle Burbab, donde nací, la escuela franco-árabe donde estudié, la calle Ben Chetuán que desembocaba igualmente en la torre frente a la Comandancia de Marina. Llamábamos la Torre a un llano con árboles de eucaliptus, al que se asomaba desde la Comandancia, donde jugábamos al fútbol y donde se instalaba el célebre circo Amar, otras veces se celebraban aquí bailes y verbenas.

MEDINA DE LARACHE

MEDINA DE LARACHE

La única decepción ha sido que, durante todo el recorrido que he hecho en mi barrio y en toda la ciudad, no he encontrado a nadie que conozca o me conozca, no he encontrado a nadie con quien hablar o preguntar, por lo que me he sentido forastero en mi tierra. Adiós a esos  inolvidables recuerdos de mi vida. Adiós Larache, querida de todos los tiempos.

                                                                           Por Driss Sahraoui

Anuncios
Etiquetado , , ,

16 pensamientos en “FORASTERO EN MI TIERRA, LARACHE – UNA CRÓNICA DE DRISS SAHRAOUI

  1. Mohamed Sibari dice:

    Estimado amigo Si Dris , has escrito un nostalgico paseo de nuesra querida y venerada Larache,muchas cosas han desaparecido para siepre ,pero lo de la Ex Plaza de España , ha sido algo increible.De un inigual bucólico jardin con su pequeño estanque de peces coloridos y exóticas flores han puesto una sarten.En cuanto al Bancón del Atlantico (hoy bacón del alcohólico) se ha convertido en un Ghetto de alcohólicos que hacen sus necesidades fisológicas delante de los transeuntes, bociferando palabrotas y molestando sobre todo a las chicas del antiguo colegio “Grupo Escolar España “.

    • José García Gálvez dice:

      Lo que mas me ha apenado del relato es la desaparición del colegio Francés, asi como la posible desaparición de la Alianza Israelita, como desapareció el colegio de los Hnos Maristas y tantas otras cosas aparte de los colegios. También penoso lo del Balcón Atlantico. Y a pesar de ello quiero volver a visitar mi Larache. Esto le ocurre a muchos larachenses. Posiblementes es que seamos algo masoquistas.
      .

    • Driss Sahraoui dice:

      Gracias Si Mohamed Sibari por tu corto pero intesante comentario y digo corto porque quisieramos saciarnos con esas palabras tuyas, pero que salen espontaneamente de tu pluma con dirección y destino concreto, cual es el corazón. Gracias.

  2. Alicia González Díaz dice:

    Hace algún tiempo, y, pese a la forma cariñosa con que Sergio Barce trató a mis escritos en su blog, yo, por naturaleza autocrítica, decidí no enviarle más mis trabajos porque considero que otros relatos y noticias pueden resultar más interesantes.
    Hoy, después de leer la semblanza que Driss Sahraoui hace de Alcazarquivir, lugar que visité en varias ocasiones en aquellos tiempos del Protectorado por ser destino de algunas excursiones que organizaban en nuestro Colegio, lo mismo que de Auamara, en las que el aliciente primordial era el corto trayecto que hacíamos en ferrocarril y de nuestra pequeña y bonita, en mis recuerdos, Larache, no me he podido sustraer a la tentación de poner en el blog un comentario.
    Considero que este escritor, en un impecable idioma español, nos deleita con su narración sencilla, descomponiendo y sintetizando al mismo tiempo, y como artista del espíritu sabiendo arrancar las espinas del corazón, con fuerza o delicadamente, siempre con exquisito cuidado para que al arrancarlas no lastimen, haciéndonos evocar en su escrito las mismas calles y plazas que muchos años atrás recorrí y hoy son cauce de historia. Por lo menos de esa pequeña historia coticiana que tiene más sabor que la historia grande. Pienso que nuestra querida Larache no perderá nunca sentido propicio a la poesía melancólica de la evocación mientras existan narradores como Sidi Driss Sahraoui, que la describe con tanta autenticidad y añoranza.
    Un cordial saludo.
    Alicia Gonzáez Díaz.

  3. Driss Sahraoui dice:

    Gracias ALICIA, por todo lo que dices en tu esplendido comentario, recordandote de los momentos vividos tanto en Alcazarquivir como en …..Larache. A mi tambien, como todos los larachences, quisiera desenterrar todos esos recuerdos y volverlos a vivir, pero………………..

  4. Carlota dice:

    Éstos comentarios son los que sostienen vivos los recuerdos y sobre todo las vivencias de nuestro muy querido y añorado LARACHE. Me ha sobrecogido tantos derrumbres, el colegio francés donde me enseñaron las primeras letras, donde madame Albison y mademoiselle Omar nos acogían con tanto cariño, ya fuésemos judíos, islamitas o católicos, todos convivíamos “ensemble”.
    La Escañuela, que nos permitía las excursiones a Alcazaquivir…. TODO queda en mi subconsciente con mucho amor.
    Gracias Driss, no pares, sigue deleitándonos con “nuestros” recuerdos.
    Un saludo cariñoso
    Carlota

  5. Joana dice:

    También la tristeza me invade y la nostalgia de aquellos veranos y estancias inolvidables en Larache con mis abuelos maternos. Ya jamás podrá volver a ser lo mismo, nada será igual…. tantos seres queridos se nos fueron y tantos paisajes fueron perdiendo el color que tuvieron antaño. Solamente en nuestros recuerdos vivirá la luz que sigue ahí para llenarnos de esperanza y confiar en que, tal vez, florezca de nuevo nuestro tan amado Larache.
    Preciosa crónica de Driss Sahraoui, pero muy triste sentirse forastero en propia tierra.
    Un sincero abrazo

  6. BELLA MOYAL dice:

    GRACIAS SIDI DRISS SAHRAOUI, POR HACERNOS REGRESAR A NUESTRA QUERIDA LARACHE. MAS ME DUELE, ES SENTIRSE UN FORASTERO EN SU PROPIA TIERRA!!!!!
    UN CORDIAL SALUDO
    BELLA-JERUSALEN

    • Driss Sahraoui dice:

      Muchas gracias BELLA por tu corto, pero muy interesante comentario que refleja exactamente lo que eres: Una Larachense de pura cepa. UN ABRAZO.

  7. Francisco Rodriguez Melendez dice:

    Precisamente hace unos días mandé a la pagina de hhh los de Larache un comentario muy similar al que haces tu aunque mucho más reducido puesto que por desgracia no tengo dotes de escritor y mis escritos son mas humildes o con menos imaginación y; exponía ese mismo pensamiento de la persona que vuelve a su lugar de orígen o donde ha residido después de haber pasado muchos años teniendo estos lugares solamente en la mente (en su subsconciente).Por eso llamé al escrito “NOSTALGIA” y lo hice después de haber visto un vídeo de Larache grabado con cámara super 8 en 1975 y que se envió a facebook donde aún lo podeis ver en el muro de Angeles Ramirez y José Manuel Cobos y que verdaderamente me hizo llorar . Gracias por tu escrito tan detallado y felicidades por tu buena memoria P.RODRI.

    • Andrés Arévalo Martinez dice:

      Queridos amigos Sergio y Driss; gracias Sergio por poder ver estas comunicaciones de personas con los que nos une unos recuerdos muy gratos de Larache; y por supuesto, gracias también a Driss, pero a este por doble motivo: el primero, por el propio relato tan descriptivo en el que mezcla mucho de lo antiguó, que es lo que recordamos bastantes, yo entre ellos, con una realidad que en gran parte es una denuncia de la misma …, y que es paso necesario (pero muchas veces, no suficiente) para corregirla.
      Driss, yo viví en Larache desde mis 10 años a mis 16 (1943-1949), años muy importantes en la vida de cada uno de nosotros, y ahí hice cosas como estudiar en el Colegio de los Hermanos Maristas, ser socio del equipo de fútbol de Larache y que jugaba en el campo de Santa Bárbara (al final de mis años ahí, con hierba), vivir en el chalet vecino del General Mizziam, en fin de tantas cosas y sitios que citas, que tu lectura a mi me ha producido asimismo una doble sensación: una, volver otra vez a mis tiempos de Larache, recrean dome de tantos y tantos buenos recuerdos ….; otra personal, alegrarme de no haber vuelto por esas tierras para así no borrar aquellos maravillosos recuerdos de aquellos años….
      Como decía Ortega en su filosofía de la Razón Vital, “Yo soy Yo, y mis circunstancias”, y una de mis circunstancias es no volver ni querer volver a Larache

      • Driss Sahraoui dice:

        Tienes razon ANDRES,Es preferible no volver a Larache, para no ver las atrocidades cometidas y que se cometen contra todo lo historico de las calles y barrios de la misma, la dejadez en todo lo que concierne la reparacion, rehabilitacion, conservacion y a tantas y tantas cosas. Pero la vida es asi, tiene la otra cara de la moneda, que a veces es triste. Los habitantes, y asociaciones de toda clase han hecho denuncias, reclamaciones y a veces ruegos,a los responsables de la cosa publica, pero no ha servido para nada, es como pregonar en el desierto, porque estos cada vez son menos. Yo por lo que he visto ultimamente me han invadido esos deseos de no volver jamas, pero con todo eso no estoy seguro de no volver. A ti Andres te pasara lo mismo. Dudo puedas cumplir tu promesa, porque ese gusanillo que tenemos en el cuerpo todos los Larachenses te hara despertar algun dia con el deseo de volver y visitar Larache con los ojos de los anos de nuestra infancia, juventud, adolecencia y tambien de adultos. Porque si hemos tenido la suerte y el orgullo de nacer y vivir en Larache,porque no conservalo hasta la muerte.UN ABRAZO, ANDRES.

  8. Paqui dice:

    Hola driss,
    Mi familia y yo vivimos en larache hasta 1969 en la casa de los pescadores. Mi padre era el hijo de pepa la motrilica, se llamaba miguel suarez y tenia un amigo que se llamaba driss que estaba casado con una malagueña.

    un saludo.

  9. Patera 1. dice:

    Buen relato el tuyo sobre Alcazarquivir, donde vi por primera vez la luz del día, gracias por las descripciones sobre el mismo. Respeto como no podía ser de ninguna otra forma todos los cambios habidos, pero el fondo es el mismo y lo vivi como si fuera realmente ayer.
    En el dos mil tres, visite Marruecos quedando gratamente sorprendido por todo en general, enseguida me di cuenta de nunca seré un apátrida, siempre seré un español SI,pero del Norte de África, la bendita tierra en la que un buen día nací.
    Un fraternal abrazo,
    Joaquín García.

  10. Alejandro Arnet dice:

    Excelente relato. Pese a los años transcurridos aún perdura la esencia de los años del Protectorado.

    • Me h asorprendido agradablemente leer todos los comentarios, clrto no se ajustan a mis conocimientos de los lugares, debido de yo vivi`en Alcazarquivir
      ` por los años 1.930 en y en 1-937 en Larache´El Libro de la exposiciòn del año 1.929 lo tenía yo, en la primera página a todo plan a venia la Foto de Don Isidro de las Cajigas, en los anuncios aparecía el Anuncio de la Farmacia GARCÍA-GALÁN, mi Padre. el Libro lo presté aun Alcazareño, mi hermano, y no me la devolvió

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s