UNA CARTA LLEGA DESDE LARACHE, SIN DIRECCIÓN NI FECHA DE RECOGIDA

Mi madre me entrega un sobre que le ha hecho llegar un amigo que acaba de regresar de Larache. El sobre está en blanco, sólo pone:

“don Sergio Barce

Larache-Málaga”

Me hace gracia lo de Larache-Málaga. Pero en realidad tiene sentido.

El sobre se lo entregó El Hachmi Yebari a este amigo que lo ha traído, y alguien a quien no conozco, a su vez, se lo dio en mano a Hachmi para que me lo hiciera llegar como pudiera.

Es una carta escrita a mano, fechada en diciembre de 2012, una carta de cinco páginas que, cuando acabo de leer, me deja aturdido.

No es la primera vez que algún lector de mis novelas o de mis cuentos me envía sus impresiones. Hay algunos ejemplos en los comentarios que me escriben en este mismo blog. Pero esta carta en concreto tiene algo de poesía y algo tan emocionante que, sin saber si la persona que la redactó y que la firma me permitiría colgarla aquí y exponerla en público, me concedo la libertad de hacerlo porque me parece que sería una lástima no compartirla.

Esta persona firma con su nombre completo, es una mujer, pero sólo voy a indicar al final del texto sus iniciales, por la misma razón que antes exponía.

La he disfrutado línea a línea, y al releerla me parece aún más emotiva.

Siempre estaré agradecido a los que me dedican su tiempo para transmitirme sus sensaciones al leerme, no hay mejor ni más hermosa recompensa.

Sergio Barce, agosto 2013

DSCN0177

Prefacio de una carta sin dirección ni fecha de recogida:

Querido Sergio: estoy segura de que un día nos conoceremos. Mientras tanto, dejémoslo en tablas, y permíteme que después de leerte y verte algo por dentro, te deje un pedacito de mí bajo la custodia de Yebari en su Bazar.

13/12/2012 – Assilah

Extraño y bonito momento, el que acabo de vivir en Assilah, pueblo de costa que parece dormido. Así lo atestiguan los chiringuitos cerrados, en su amplio paseo de baldosas blancas con pequeñas palmeras.

Su playa vacía, de arena mojada, brillante y compacta, sólo ocupada por gaviotas y restos de cosas que van trayendo las olas. Y también el parking de arena, junto a la Medina, donde solo hay cuatro o cinco autocaravanas. Todo deja en el aire un susurro de ausencia.

Estamos aparcados delante de la estación de tren. Fouad está en camino, en el tren.

Hamid pone música que me parece africana. Es bonita y relajante. Él se recuesta un poco en el asiento. Mientras, yo leo el último cuento de Sergio Barce: <Últimas noticias de Larache>.

Este hombre, Sergio, ha sido mi guía.

A través de sus cuentos he visto más allá de los ladrillos y paredes de las calles, de los carros de los mercados, de la tez de los larachenses… He sentido Larache.

portada ULTIMAS NOTICIAS DE LARACHE -

Con Hamid descubrimos juntos “En el corazón del océano”, mientras él, echado en el sofá listo para dormir, en Fez, me escuchaba leerlo para los dos.

Ese cuento es sin duda el que más me gusta, junto con el de “Mimo”.

Supongo que es así porque son un lienzo lleno de sensaciones. Cada pincelada es un olor, un color, un recuerdo revivido intensamente, como cuando respiro de nuevo, después de haber marchado, el profundo aliento del mar. Esté donde esté, siempre me devuelve a casa.

Su libro rezuma sal. Y especias y bondad. La pureza de los lugares que conservamos en el corazón, porque tuvimos que dejarlos demasiado pronto. Como yo Agullana.

Su forma de ser, sentir, degustar y compartir el mundo, me despierta las ganas de conocerle. De conversar con él un buen “chei” de hierbabuena cargado de azúcar, acompañado de un vaso de agua, como es costumbre aquí.

Al pensar en Larache se me aparecen las calles de blanco y azul. Azul de puertas, ventanas y el bajo de las paredes. Capas y capas de azul se superponen sin intentar callar ni ocultar la anterior. Y eso le confiere un aspecto especial.

normal_Larache_2007[1]

Al pensar en Larache se me aparece también esa bruma matinal que se asienta y envuelve el lugar como un velo protector demasiado denso. Escondiéndola de quien no debe conocerla.

Entre tanta niebla venida del mar, a veces, Larache me parece perdida, como un navío fantasma entre olas poderosas de espuma blanca que rompen ese azul difuminado por la inmensidad de la lejanía.

A pesar de ello, el libro de Sergio, donde retrata a Larache desde el corazón, se me aparece de color ámbar dorado. Como un rayo de sol tostado, suave y sostenido. Se me aparece del color de la piel, llena de historias y aromas de sus gentes y personajes.

Travel. Editorial image. Fishing boats at sunset in Larache Harbour Marocco.

Hamid ya lo había leído. Pero fue fabuloso presenciar cómo, a través de mi voz, las palabras de Sergio golpeaban sus propios recuerdos e imágenes de Larache a cada renglón de “En el corazón del océano”.

Oír como eco de mis palabras a Hamid exhalando una sonrisa o un suspiro profundo… ¡Cuánta magia y dulzura!

¡Quiero cruzar el Lükus en barca!

Leer “Últimas noticias de Larache” ha sido triste. Me ha hecho llorar.

Sergio se despedía una vez más de Larache. Y yo, me despedía de él. Y por ello, inevitablemente, de Larache, aunque aún me aguardaban cuatro o cinco días más en la ciudad.

Hamid sigue suavemente semidormido en el asiento del conductor, concediéndole a su propio cuerpo una pausa deseada y no planeada. Qué plácida imagen verlo así.

Y yo, en el asiento de al lado, con el libro cerrado entre mis manos, asiéndolo suavemente, como un delicado tesoro, como un momento vivido que queremos retener, deseando que no se acabe. Sobre mis piernas, como un niño. Frente a mi vientre, como un fruto.

Siguen deslizándose suavemente por mis mejillas unas silenciosas lágrimas con sabor a despedida y agradecimiento por todo lo compartido. Por la dicha del encuentro en aquella estantería de la habitación de Zohra, tras una larga jornada en Rabat donde marchamos para manifestarnos en contra de la violencia hacia la mujer.

Un sentimiento triste pero cálido me embarga. Dejo que mi cuerpo y mi alma se hundan en él, como en una bañera llena de leche tibia.

De repente, siento el deseo de recoger esta sensación antes de que acabe de escurrirse y escaparse de mí, como las lágrimas de mis ojos.

Me giro. Y silenciosamente, con movimientos estudiados y lentos, tomo la mochila del asiento de atrás.

Llega un tren.

-Ha llegado Fouad –dice Hamid abriendo los ojos.

-¿Has visto qué curioso? –le digo con entusiasmo a Hamid al ver dos rayitas negras, paralelas, en un extremo de la media caña que usé como lomo de la libreta de viaje que yo misma construí.

-Lo he hecho yo –me contesta cuando mi razón intentaba escoger una explicación correcta de entre las insensatas que me venían a la mente: ¿Qué y cómo alguno de los objetos que compartían espacio con la libreta –pasta de dientes y cepillo, pilas recargables, set de cubiertos unidos a modo de navaja suiza- había podido casualmente trazar dos bonitas líneas negras paralelas?

Mi respuesta fue una espontánea y escandalosa risa. ¡A veces me sorprendo a mí misma de cuan ingenua puedo ser! De esta mente que imagina mundos fantásticos y que me ayuda a descubrir y vivir desde la novedad continua, la sorpresa y la belleza de tantas cosas… Río, río, río… Y le doy las gracias.

Él se ríe también.

C.O.E.

Anuncios
Etiquetado , , , , , ,

9 pensamientos en “UNA CARTA LLEGA DESDE LARACHE, SIN DIRECCIÓN NI FECHA DE RECOGIDA

  1. Alejandro Fernández Alonso dice:

    Que tendrá nuestro Larache, para con tan sólo oír hablar de el, llenarte de bellos recuerdos y sentirla dentro de ti, como si fuera un trozo de tus cariños más internos e inolvidables, sólo me queda guardar el recuerdo en mi corazón y darte las gracias por recordarnos siempre nuestra maravillosa tierra, un abrazo Alex

  2. Alfonso Santamaría dice:

    Hola a todos mis paisanos/as.
    ¡Qué bien que has publicado esa bellísima carta, Sergio!
    Desde luego, cada párrafo, cada línea, cada letra, destila bellos sentimientos, eso salta a la vista, a medida que la lees y dice mucho de positivo de la persona que la escribió.
    Como dicen los franceses, “chapeau” y me descubro ante quien escribió dichas líneas, por su exquisitez al escribir y manifestar, mediante las letras, de la manera como lo hace, lo que piensa y siente.
    Un saludo para quien escribió esas líneas, de parte de un paisano, de los muchos de la diáspora larachense,
    Y para todos/as mis paisanos/as, un sincero abrazo.
    Alfonso Santamaría

  3. Fernando de Ágreda dice:

    Me admira el cariño que sentís todos los oriundos de esa preciosa ciudad atlántica que es Larache. Me recuerda aquella frase que nos dejó el sabio arabista Emilio García Gómez: “ningún español es completo si no tiene detrás una larga experiencia provinciana: un campo – natal o de elección – que pueda llamar suyo; unos monumentos familiares en una pequeña ciudad que le llegue al alma”. El hablaba así de Granada, ciudad a la que llegó desde Madrid y que luego eligió para quedar allí esperando “la trompeta del juicio final”,.
    Saludos y suerte en vuestros proyectos, Fernando de Ágreda

  4. Joana dice:

    Siéntete orgulloso, Sergio, de haber producido este efecto con tus cuentos y tus descripciones, de haber dado un poco de tí en cada una de tus líneas y un mucho de tu amor hacia Larache en cada una de las letras que escribes. Debo agradecerte que hayas querido compartir en este espacio tan precioso escrito… porque todo lo hermoso no es para gozarlo en soledad sino para compartirlo…
    He sonreído leyendo esta carta porque estos días he conocido a un Fouad -de Tánger- pero residiendo actualmente en Londres… coincidencias… me había dejado un dulce recuerdo y ahora vuelvo a leer su nombre.
    Una carta plena de sinceridad, de sentimientos a flor de piel, sencillamente muy hermosa.

    ¡¡Feliz de leerte de nuevo por aquí, Sergio!!

  5. Mercedes Dembo dice:

    Gracias querido Sergio por exponer esta carta, tienes razón pura poesía llena de sensibilidad que me emociono hasta las lágrimas. Para mi que desde que sali, ya son más de 40 años de Marruecos y nunca pude volver al lugar que mas tenía en el corazón, Larache; saboree cada palabra. Aunque no comento aqui a menudo leo y disfruto.
    Un saludo a esa señora con mi apreciación.
    Un beso

  6. Sergio , cada día nos das una sorpresa , eres como esas cajitas de música que tenían nuestras abuelas y que al abrirlas nos hacían soñar-Felices vacaciones y sigue en la linea de sorpresas-
    Arcila era la playa de mis sueños y en Alcazarquivir hacíamos excursiones a ese lugar-
    Algún día dejaré unas letras en el Morabito de LALLA MENNANA ,. sujetando el papel con una piedra (esa es mi ilusión)
    -Mucha suerte-
    Desde Canarias-

    • sergiobarce dice:

      Jajajaj Gracias Mercedes. Muy bonito lo que me dices.
      Ya sabes que mi madre ha prometido ir al santuario de Lalla Menana. Dice que quién mejor para escucharla que la santa patrona de Larache.. Un beso.

  7. Abdellatif Lalami dice:

    Cuando alguien se atreve abrir la caja de pandora de Sergio, siempre se queda sorprendido de las sorpresas que las va surgiendo, y que son muchas una carta llega de Larache sin dirección ni fecha de recogida forma parte de ellas, para mi es un reconocimiento y admiración de una persona para otra que tienen algo en común, este algo es Larache un lugar que tiene una magia esplendida que la sentimos una vez estamos lejos de ella…
    Un abrazo Sergio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s