CARTA A MIS PAISANOS LARACHENSES, POR ALICIA GONZÁLEZ

Alicia González Díaz repite con uno de esos delicados textos a los que nos tiene acostumbrados. En esta ocasión, con sus sutiles matices, con el juego de sus palabras aterciopeladas, se dirige a sus paisanos con un precioso y preciosista acento nostálgico. Su carta va directa al corazón, sin trampas, como si quisiera arroparnos.

La melancolía hace mella, lo aseguro, cuando viene de la pluma de Alicia. Y te toca el alma.

Sergio Barce, enero 2014

Larache, 1950- Alicia y su hermano Pedro Félix González Díaz

Larache, 1950- Alicia y su hermano Pedro Félix González Díaz

DESDE MI BUTACA

Queridos amigos larachenses:

Os deseo una sonrisa para cada día de este 2014 que acabamos de estrenar y os invito a que retengáis en lo posible la felicidad, aprendiendo a descubrir que, pese a todo, estando en paz con uno mismo, la vida es bella, como magistralmente cuenta Roberto Benigni en su oscarizada fábula cinematográfica.

Si en estos momentos Dios me susurrara al oído que me sería concedido un milagro, no dudaría en pedirle que éste fuera el de poder abrazaros a todos, sin distinción de raza, credo o clases sociales; hombres y mujeres, conocidos y desconocidos; niños, jóvenes y ancianos; buenos y excelentes; a los que me han querido y me siguen queriendo y, olvidando lo que duele,  mi abrazo también sería para aquellos otros que se propusieron  ignorarme pese a que en nuestra infancia y adolescencia asistiéramos al mismo colegio, compartiendo aula e, incluso, pupitre.

Hace tres años me diagnosticaron diartrosis de cadera y aunque el otoño y el invierno suelo pasarlos bastante bien, al llegar el estío el nervio Ciático se inflama, surge el pinzamiento y el dolor se agudiza. Es entonces cuando Juan José y yo disponemos todo para pasar una temporada en la casita situada cerca del embalse del río Cubillas. Allí me encuentro mejor. Desaparece mi desazón y casi todos los síntomas de la enfermedad y, encendiéndose en el cielo los luceros de la esperanza, olvidándome de la crueldad lógica, llego a creer que estoy curada, y soy feliz.

Casi todos los días, bajo un cielo ya pálido, caminando lentamente, damos cortos paseos por entre los pinares hasta llegar al embarcadero. Allí suelo sentarme sobre un tronco caído en la ribera arenosa y permanecer largo rato contemplando las quietas aguas del pantano. A lo lejos, en la acuarela del horizonte, a veces se distingue la airosa vela de un pailebote con la larga caña del timón dibujando una sombra de cruz sobre la estela silenciosa, y a nuestros pies, la brisa de la tarde que agoniza, riza suavemente el agua. En las frondas, ni la sonata de un pájaro ni un revoloteo en los nidos. Conforme va anocheciendo, aparecen las luciérnagas en su cortejo luminoso. Aquella inmensidad de agua cubierta por las sombras, despiertan en mí una extraña y grave melancolía y tengo para la anchura de las aguas dormidas la misma mirada ansiosa con que en un tiempo ya lejano desfilaba por mis ojos la conmovedora hermosura del mar, en las rocas y orillas de mi querida Larache.

LARACHE - Foto de José María López Cobos

LARACHE – Foto de José María López Cobos

A veces nos acompaña en estos paseos Judith, la más pequeña de nuestros nietos. Niña precoz que con sólo seis años hace las delicias de todos cuantos escuchan su parloteo pespuntado de inocencia. Le ilusiona pasar con los abuelos muchos días caniculares en la casa del Cubillas, donde tantos recuerdos entrañables se guardan: fotografías de momentos felices, magníficos, valiosos… Enmarcados paisajes risueños de nuestro pueblo natal en los que encuentro de nuevo la magnificencia de una puesta de sol contemplada desde la balaustrada del Balcón del Atlántico; toda aquella poesía, aquel cielo, aquel mar, aquella belleza, permanecerán para siempre. Una mano parece que me oprime el corazón cuando contemplo los retratos de personas queridas que se marcharon sin retorno y que me hacen estremecer cada vez que las evoco. Mis padres, mis hermanos Chonita y Pedro-Félix, mi entrañable Hafsa y su esposo Charkaui… A menudo no me atrevo a fijar la mirada sobre ellos ni a pensar. Otras veces permanezco largo rato contemplándolos.

Cuando la uva está casi lista par la vendimia, los colores y los olores son distintos de los de la estación precedente y parece propicio vivir más en recogimiento, más en lo interior, decimos que el otoño empieza a notarse en todas las cosas.

Torre del Pantano de Cubillas - foto de Angel Luis Esteban

Torre del Pantano de Cubillas – foto de Angel Luis Esteban

Verdes matizados, franciscanos y grises; la inmensidad vagamente luminosa de un cielo infinito. En las hondonadas de los pequeños desfiladeros la niebla vela muchos días y hace insondables a las montañas, extrañamente próximas y distantes. Se oyen las voces sonoras de las negras cornejas que anidan en las oquedades y con torpe vuelo se persiguen unas a otras, al tiempo que esparcen por el aire la eterna queja de sus graznidos. Un paisaje apropiado para el alma que gusta de la soledad; el hombre que lejos de los hombres huye de un mundo que ha podido medir y conocer mejor que los demás y que quiere para sí la serenidad.

Es cosa rara que las rosas, después de haber transcurrido el verano, no desaparezcan del todo, pero hay lugares donde hasta diciembre los rosales conservan aún sus flores musgosas y las rositas de pitiminí cubren las vallas de los jardines, aunque el viento viajero, que va y viene, ya no transporta perfumes. También en otoño, la lluvia desaparece con la misma rapidez con la que ha caído.

En los primeros días del otoño perezoso, Juan José y yo volvemos a instalarnos en la ávida ciudad y en el tránsito ruidoso de autobuses, turismos, motocicletas y la multitud callejera de hombres y mujeres formando legión sobre el asfalto, personas empujándose unas a otras; rostros que, por parecer ordinarios y sin personalidad, pasan desapercibidos y que, sin embargo, guardan deseos, pasiones, esperanzas y preocupaciones.       

Sentada en mi butaca frente a la balconada, puedo contemplar a través de los cristales la maravillosa panorámica que se puede ver desde la décima planta del edificio donde vivimos: Granada, visión de luz y de sentimiento. Sueño de policromías; yeserías enrevesadas y estanques entre arrayanes en las estancias y jardines de la Alhambra. La Catedral, joya arquitectónica. Los barrios de casas luminosas de cal y ventanas con filigranas de hierro forjado, cuajadas de geranios y claveles. Un suspiro, un piropo, una oración; romero y espliego con el nombre árabe de alhucema. En las laderas del Albaicín, las pequeñas fincas orientadas al Palacio llevan nombre de mujer: Carmen. A menos de cincuenta kilómetros del Mediterráneo, el pico del Mulhacén y las nieves eternas del Corral de la Veleta. Abajo, la maravilla de la Vega.

Granada y yo, os invitamos a visitarnos.    

Un abrazo.

                                    Alicia González Díaz.

 

Anuncios
Etiquetado , ,

24 pensamientos en “CARTA A MIS PAISANOS LARACHENSES, POR ALICIA GONZÁLEZ

  1. Vicky Palarea Ladrón de Guevara dice:

    Que bonito Alicia. Y que privilegiada eres, has vivído en la maravillosa Larache y ahora en la grandiosa Granada. La conozco y también conozco el pantano del Cubillas y las urbanizaciones colindantes.
    A tí no te conozco personalmente, pero me ha gustado como escribes y describes los sitios, las cosas, las personas, la vida. Te deseo mucha suerte y más salud en este año y siempre. Un beso!!

    • Alicia González Díaz dice:

      Vicky, gracias por tus palabras. Desde luego me considero privilegiada por haber nacido en Larache y ahora residir en Granada. Un abrazo.

  2. Raquel Moryoussef Fereres dice:

    Que lástima Alicia, el año pasado estuve con mi hijo unos días en Granada, que ciudad tan hermosa……la próxima vez que vaya con favor de Dios te avisaré……y me encantó tu escrito como de costumbre….

    Saludos

    • Alicia González Díaz dice:

      Querida Raquel: Dios permitirá que algún día nos reunamos para charlar de mil y un detalles. Un abrazo para Sara y para tí.

  3. leon dice:

    ¡Magnífico escrito Alicia! No me atrevo a decir que no te conozco porque a lo mejor nos cruzamos más de una vez por la Calle Chinguiti o por el Balcón. Pero quiero detenerme en tu comentario sobre aquellos compañeros de pupitre de corta memoria y escasa sensibilidad. Es una experiencia desagradable que todos hemos experimentado. ¿ Será que han perdido la memoria o que prefieren no recordar? Allá ellos.
    saludos

    • Alicia González Díaz dice:

      Quizás nos conozcamos sin saberlo. Sería bonito. Y referente a esos amigos de corta memoria y escasa sensibilidad, pues allá ellos, como tu acertadamente dices. Un saludo..

  4. Joana dice:

    Alicia una vez más calas en lo más hondo y no sabes cuán bien me hace hoy leerte y releerte. Es uno de aquellos días en que uno necesita de mucho amor y en tus palabras anidan tantos sentimientos maravillosos ! Me haría muy feliz conocerte algún día. Me voy a prometer a mi misma, en este año, viajar a Andalucía porque en la vida qué cosa hay más importante que realizar esos sueños de poder estar alguna vez con personas tan sensibles y maravillosas como tú. Aún sin conocerte, te siento muy cerca. Cuídate, por favor. Todo mi cariño para ti.

    • Alicia González Díaz dice:

      Mi querida Joana: Gracias por las palabras exquisitas que me dedicas. Ojalá se cumpla nuestro deseo de encontrarnos alguna vez en la preciosa ciudad de Granada y contarnos muchas cosas hablando mas con el corazón que con la mente, como pueden hacerlo dos mujeres que sin conocerse personalmente son ya viejas amigas. Un beso.

  5. Juan José Ramos Ramos dice:

    Querida Alicia: Llevo a tu lado más de cincuenta años ¡maravilloso medio siglo!, y no has dejado de sorprenderme agradablemente ni un solo día, ya que todos ellos traen ese viento viajero, que no como ocurre en otoño, sigue transportando perfumes. Gracias por ello y por muchísimas otras cosas. Un beso.
    Y a Sergio, también las gracias, porque su blog, su magnífico blog, que tantas personas miramos diariamente, hace posible el milagro de saber unos larachenses de otros larachenses, o como en mi caso, “sufridor”, aunque confieso que yo, que tan maravillosamente lo he pasado en esa agradable ciudad en las numerosas veces que desde los pasados años 70 la he visitado, también he llegado a amarla.
    Gracias a ambos.

    • Alicia González Díaz dice:

      Con palabras de Maxence van der Meersch: “Mi corazón es lo que tú has querido que fuera. Esta mujer es el resultado de tu obra”.

  6. José García Gálvez dice:

    Mi admirada Alicia, como vulgarmente se dice es una “gozada” leerte. Tienes una habilidad inigualable para “meterte” dentro del lector. Tuve el honor de que en Madrid me dedicaras uno de tus libros “Entonces y después”. Puedo asegurarte que en él hay frases que me llegaron al alma. Un beso.

    • Alicia González Díaz dice:

      Son tan halagadoras las palabras que me dedicas en tu comentario que hacen que me sienta casi vanidosa.
      Gracias, amigo.

  7. MC dice:

    No sabía de ti,no te recuerdo….pero no por crueldad,no,no por haber despreciado,no,simplemente por eso,por no recordarte… Quizás coincidamos,quizás no…pero con sólo haberte leído en esta tarde,tarde de vacío …pero tu has llenado de recuerdos la soledad de mi alma,que no de mi vida…pero cuando pierdes lo que tanto amas,has amado,se queda el alma fría… Y empieza a sentir esa soledad inconsolable… Ahora,tu evocación a Larache,a Granada también,tengo un sentimiento especial por que ahí también pude escribir días de mi historia, me llenaron de nostalgia,alegría,tristeza….una mezcla de sentimientos…quizás también de dolor….pero me gusto leerte,sentirte….gracias !
    Mi cariño para ti,para todos

    • Alicia González Díaz dice:

      Adivino que las palabras de tu comentario expresan hondos sentimientos de soledad y nostalgia. ¿Eres larachense? Me gustaría conocer tu nombre. Un saludo. Alicia.

  8. marcel abitbol dice:

    DESPUES DE TODO LO QUE HAN DICHO NUESTROS QUERIDOS PAISANOS MAS ARRIBA NO ME ATREVO A DECIR MAS QUE BIEN BIEN Y REQUETE BIEN. MARCEL ABITBOL PARIS. CON UN CARINOSO ABRAZO.

    • Alicia González Díaz dice:

      Amigo Marcel, encantada de que mi relato haya llegado hasta la hermosa Ciudad de la Luz. Gracias por tus cariñosas palabras y por tu crítica positiva. Alicia.

  9. sergiobarce dice:

    ALICIA, este comentario es de nuestro paisano Luis Serena y lo ha puesto en facebook, así que lo traigo aquí para que puedas leerlo. (Sergio)

    PARA ALICIA GONZALEZ DIAZ he leido tu escrito y como no tengo otra forma de compensarte por tu hermoso trabajo te compenso con mis humildes composiciones. Felicidades

    LARACHE

    Esa es mi tierra
    Mundo despierta
    si no conoces Larache
    no conoces lo que es belleza
    es la más bella joya en Marruecos
    es una ciudad de verdadero sueño
    y que corre la sangre por sus venas

    Mundo ya es hora, despierta
    que Larache esta tan llena de vida
    como viven las ciudades más bellas
    porque es un maravilloso paraíso
    con sangre roja en sus venas

    Larache vive con total alegría
    la suerte del lugar donde se encuentra
    rodeada por las más hermosas playas
    de ese Océano Atlántico
    que con su belleza, ya les alimenta

    Sus calles y sus plazas
    sus nuevas avenidas, tan modernas
    sus antiguos castillos con sus historias
    como la del castillo de las Cigüeñas
    sus jardines de las Hespéride
    ese Balcón del Atlántico para soñar
    cuando el sol se empieza a esconder
    que bellos rincones, quien los tuviera

    Mundo despierta
    porque no conoces nuestro Larache
    y eso es una gran pena, pero…
    ya te llego la hora, para que la visites
    porque Larache esta mas viva que nunca
    y sus larachenses son gente de primera
    son tan amables, como educada y correcta

    Si visitas esta hermosa ciudad
    su recuerdo te seguirá por la tierra
    y cuando marches junto a Dios
    y le cuentes lo que aquí vieras
    también querrá visitar Larache
    porque El es un ser de amor
    que ama todo lo que sea belleza

    luispoemas@hotmail.es

    • Alicia González Díaz dice:

      Luis: Ha sido la forma más bonita de compensarme. Es seguro que tu poema es un tesoro para todos los que amamos a Larache. Mil gracias-

  10. Reme hija de Juan y mariqui dice:

    Alicia: No me conoces, me llamo Reme y naci en Larache en 1951 ,vivi en Larrucea y por ultimo en el Balcon del atlantico siendo vecina de Segio y su familia a la que queremos como familia.
    Te escribo porque me ha encantado como escribes y expresas con tanta sensibilidad!!!!He tenido la sensacion de que tenemos mucho en comun,hasta lo dolores!!!!. Espero no te moleste mi atrevimiento al escribirte y espero no ser de las personas que tu dices. Estuve en Larache hasta 1964.y estudie en el Colegio Nuestra Señora de los Angeles.Era muy timida y tenia pocas amistades. Os leo y creo que he vivido en otro lugar.
    Un saludo cariñoso

    • Alicia González Díaz. dice:

      Querida Reme:
      Dices que no te conozco. No es cierto porque yo ya te considero una antigua amiga y estoy encantada de que me hayas escrito. También yo asistí al Colegio de Nuestra Señora de los Ángeles y guardo gratísimos recuerdos del profesorado y de las compañeras. Creo que sí tenemos muchas cosas en común, una de ellas la timidez.
      Un fuerte abrazo.
      Alicia.

      • Reme hija de Juan y mariqui dice:

        Gracias Alicia.Espero estes mejor de tus dolencias.entiendo perfectamente porque padezco algo que ahora me tiene hasta con morfinal pero soy de las que no tiran la toalla .Sigue escribienfo porque me llegan muy dentro
        Mi correo es laremejr@gmil.com
        y si deseas hablar es928273778-649507778 .Un abrazo y cuidate

  11. MCarmen dice:

    No se sí volverás a entrar y podrás recoger mi contestación a tu pregunta,espero y deseo que sí.Te he leído y dices estuvistes en el colegio,también mi colegio,quienes eran tus compañeras ?
    Perdona,en vez de contestarte entro preguntándote ,mi nombré es MariCarmen,mis compañeras en el colegio eran MariLoly Girona,Elisita Balaguer!Paquita Paz,Rabea Susi,Pili Sánchez,MariaAntonia Gutiérrez,MariTere Ferrer,Angelita Juan ,Margarita Márquez,Inocencia Vicente,etc.etc. y la que pongo como broche final,Marisa Ruiz,pero la morena,porque en el cole había dos Marisas Ruiz,una rubia y otra morena,con las dos guardo una entrañable amistad a pesar de los años transcurridos….recuerdas a alguna ?
    Gracias otra vez,pues me has vuelto a conseguir que regrese a tiempos dulces y bonitos,donde aún no tenía cabida la desilusión y la tristeza….mi abrazo

    • Reme hija de Juan y mariqui dice:

      M.Carmen:
      Me llamo Reme,no me conoces.Yo a ti de leerte en los comentariod y sl leerte veo que hemos ido al mismo colegio aunque no coincidimos.De los nombres que has mencionado hay dos que recuerdo pues de los Balaguer,Conchita estaba en el ultimo curso que hice alli.El otro es el de Paqui Paz y su hermana Puri tambien estubo conmigo y la tengo localizada aqui en Las Palmas de Gran Canaria.A Conchita Balaguer hace poco me dieron tfno pero aun no he logtafo hablar con ella. Si quieres algun dato podria dartelo.
      Arriba ese animo . Si quieres y puefo ayudarte mi email: laremejr@gmail.com
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s