“EL GENTILICIO LARACHENSE”, POR JOSÉ MANUEL GALINDO

En septiembre de 2013, mi querido amigo José Manuel Galindo, escribió un comentario en la página de “HHH los de Larache”, sobre el gentilicio larachense. Y después de releerlo, no puedo estar más de acuerdo con él. Lo suscribo por completo.

José Manuel me pidió que escribiera algo sobre este asunto, y desde que me lo sugirió, ando dándole vueltas al asunto y no encuentro nada más que añadir a lo que él ya dijo entonces.

Sin embargo, no me resisto a contar una breve anécdota: hace ya tiempo, escribí uno o varios relatos, no recuerdo cuáles. El hecho es que, no sé dónde, había leído por entonces algo sobre los larachenses pero no refiriéndose a ellos con este gentilicio, sino que los mentaban como larachís, y yo, como una esponja, lo absorbí y, quizá influenciado también por el hecho de que en árabe “yo soy larachense” se dice “ana laraishi”, utilicé esta palabra: larachí.

José Manuel Galindo, que iba leyendo esos textos míos, se fue calentando. Y digo bien: calentando (cabreando, acelerando, enfureciendo). Hasta que un día no pudo más y explotó, y me escribió pidiéndome por favor que dejara de utilizar esa maldita palabra porque él era un larachense, y siempre habíamos sido larachenses. A santo de qué pasábamos ahora a denominarnos larachís. 

Plaza de España / de la Liberación - LARACHE

Plaza de España / de la Liberación – LARACHE

Cuando leí su correo, tragué saliva, hice acopio de toda mi diplomacia y, admitiendo mi equivocación, corregí mis textos. Pedí perdón a José Manuel y regresé al redil. Desde aquel día, en el que mi amigo Semanué me dio ese cariñoso tirón de orejas, no se me ha ocurrido utilizar otro gentilicio que el de larachense. Y con mucho orgullo.

Así que, quién mejor que él para aclararnos este asunto… Y lo digo con absoluta sinceridad. Por eso os invito a leer este interesante y acertado escrito de José Manuel Galindo sobre algo tan, aparentemente, baladí. Que no lo es. Os lo aseguro (doy fe de ello, después de ver peligrar mi gentilicio).

Sergio Barce, octubre 2014

Os voy a contar una historia que os va a sonar a conocida, porque posiblemente sea muy parecida a la de muchos de vosotros.

Cuando ocurrió lo que os quiero contar, yo era muy pequeño, pero pude darme cuenta de que había una palabra que siempre era la misma y que mi familia utilizaba para identificarme. Más tarde comprendí que esa palabra con la que, no sólo mi familia, sino también mis vecinos de Las Navas, me llamaban, era mi nombre.
Pasaron muchos años y aunque aún no había oído hablar de la Teoría de Conjuntos, un día me di cuenta de que yo formaba parte de un conjunto de personas que teníamos en común el haber nacido en el mismo pueblo, un maravilloso lugar a orillas del Atlántico. No formábamos un conjunto uniforme, había gente de todas las edades, pertenecíamos básicamente a tres de las religiones más extendidas por el mundo y convivíamos en paz, respetándonos mutuamente.
Mi nombre es una seña de identidad dentro de mi entorno más próximo, familia y amigos, y en otro nivel, el gentilicio “larachense” es una seña de identidad que me pertenece por nacimiento.

Puesta de sol LARACHENSE

Puesta de sol LARACHENSE

En el entorno geográfico próximo a nuestro pueblo, se nombra como tetuaní al nacido en Tetuán, ceutí en el caso de Ceuta, tangerino en el caso de Tánger y larachense en el caso de Larache. Ni tetuanense, ni ceutense, ni tangerense o tangerí, ni larachí, ni larachino, ni laracheño, en nuestro caso (éste último, de nuevo cuño, lo he podido leer muy recientemente en un artículo sobre La Gaba, reunión anual que supongo que todos conocéis). Sencillamente, supongo que es una cuestión de usos y costumbres, que al cabo del tiempo hacen ley. Probablemente nuestros abuelos emplearan por primera vez el término, y consagrado por el uso, llegamos a conocerlo nosotros y a hacerlo nuestro.
Tenemos una Real Academia de la Lengua, que limpia, pule y da esplendor a nuestro idioma, incorporando nuevas palabras consagradas por el uso, pero nuestras señas de identidad las tenemos que defender nosotros, porque nadie se va a ocupar de hacernos el trabajo.
¿Es trascendental el asunto?, pues no, porque hay muy pocos asuntos trascendentales, pero en HHH Los de Larache se dice que “tendrán cabida en nuestro grupo quienes hayan nacido o vivido en Larache, así como aquellos que por alguna otra razón se sientan vinculados a nuestro querido pueblo”. Esta declaración delimita a un grupo de personas muy amplio, con muy diferentes grados de conocimiento y de tiempo vivido allí, y flaco servicio les haremos los que hayamos vivido más tiempo en Larache a los que tengan una relación menos sólida o menos duradera con nuestro pueblo, si nosotros mismos no respetamos nuestras señas de identidad. Lo que conseguiremos es formarles una buena empanada mental a los que vayan viniendo.
Para mí, es también una cuestión de respeto a nuestros padres y abuelos. Ellos inventaron el gentilicio “larachense” y no seré yo quien a estas alturas discuta la idoneidad o no de esa elección.
Buen día, paisanos larachenses y, por ende, africanos.
                                             José Manuel Galindo

Madrid, año 2005 - Sergio Barce, Ange Ramírez y José Manuel Galindo, en la primera asamblea de "Larache en el Mundo"

Madrid, año 2005 – Sergio Barce, Ange Ramírez y José Manuel Galindo, en la primera asamblea de “Larache en el Mundo”

 

Anuncios
Etiquetado , , , , ,

5 pensamientos en ““EL GENTILICIO LARACHENSE”, POR JOSÉ MANUEL GALINDO

  1. Joana dice:

    Encantadora historia la de José Manuel Galindo, preciosa su frase “tenemos una Real Academia de la Lengua que limpia, pule y da esplendor a nuestro idioma, …. pero nuestras señas de identidad las tenemos que defender nosotros, porque nadie se va a ocupar de hacernos el trabajo”…
    “Ana larachense” y por ende, africana.
    Un beso

    • angela dice:

      José Manuel, se oye mucho en larache “larachino” ,les digo que larachenses”me gusta más ,es mas cercano ,se sonríen .Me gustan estas historias

      • José Manuel Galindo dice:

        Angela, la verdad es que, no admitiendo ninguna sustitución sobre el gentilicio original, “larachino” es uno de los que peor suenan. Como bien explica Sergio, la utllización de “larachí” puede entenderse desde el árabe y por los que se expresan habitualmente en esa lengua, pero nunca desde los castellanos parlantes que hemos vivido allí y que hemos oído siempre referirse a nosotros como “larachenses”. Me encanta que además, te guste “larachense” y lo sientas como más cercano.
        Un beso
        José Manuel

    • José Manuel Galindo dice:

      Una cosa es el suai suai de los que larachensemente pensamos y actuamos y otra este retraso mío en contestar a tu simpático comentario. Gracias Joana por tu comprensión y por sentirte, como yo, larachense y africana.
      Un beso
      José Manuel

      • Wassim dice:

        Me gusto mucho tu comentario,yo también soy larachense al igual que usted. Usted habrá visto el progreso de nuestra querida ciudad Larache desde el periodo de colonialismo hasta el presente porque yo soy de 1997 solo he visto el presente de esta ciudad.
        Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s