“RECORDANDO LARACHENSEMENTE (PARA ANTONIO BARCE)” POR FRANCISCO J. CARRASCO MOLINA

A veces, lo más cálido se encuentra en lo más sencillo. Francisco J. Carrasco me pidió hace poco que le enviara dos ejemplares de mi libro Paseando por el Zoco Chico. Larachensemente y le respondí que se los podía mandar dedicados, si lo prefería así. Francisco me respondió que la idea era muy buena y que, en tal caso, uno de los libros era para regalar a su hermana, Maribel Carrasco, larachense como él. Y el otro ejemplar para Carmen Serna, viuda de su primo Manuel Cordero Carrasco, farmacéutico, que pasó de la “Martín Vegué” a la de “Albarracín”, y de allí a Benidorm, ahora “Farmacia Cordero”, que lleva su hija Ana Mari.

10170923_10204366576303624_3783078230459392091_n

Luego añadía que había sido compañero de banca de mi padre, que entró en el Hispano, y que él lo hizo en el Banco Central. Éramos unos chiquillos, terminaba diciendo en su correo.

Muchos recuerdos me llegaron al leerlo, entre ellos lo que mi padre me había contado y otros al recordar los nombres que mencionaba. De manera que le envié los dos libros. Y leyendo sus palabras me parece que, a veces, la belleza la encontramos en las pequeñas historias y en las anécdotas más simples. En breves líneas, apellidos, lugares y escenas nos vuelven a llevar a Larache. 

Francisco J. Carrasco me ha enviado con posterioridad otro escrito, dirigido o dedicado a mi padre, y lo ha titulado Recordando larachensemente. Al final, este “adverbio” que me inventé en un relato, está haciendo fortuna. Así que, recordemos larachensemente…

Sergio Barce, marzo 2015 

 RECORDANDO LARACHENSEMENTE

Se sabía que el Protectorado se iba a acabar. Si no había otras razones poderosas que justificaran quedarse, la lógica aconsejaba ir buscando otro lugar para continuar, y mi padre pensó, que una vía para ello, podía ser que entrara en un Banco, de lo que fuera, con lo que se podía tener un puesto de trabajo seguro, cuando los Bancos también tuvieran que marcharse.

Estaba bien relacionado y comenzó contactando con sus amistades de los Bancos, exponiendo su interés de que le avisaran cuando se convocaran exámenes restringidos, visto que las sucursales de Marruecos, oficialmente no iban a admitir más personal sabiendo que habían de cerrarlas.

Su gozo en un pozo, porque en el Bilbao le dijeron que había entrado López Gambero; en el Banesto lo habían hecho Juan Gómez y Antonio Peral; en el Hispano había entrado Antonio Barce; y en el Central se estaba tramitando con Madrid una, de Botones, donde además, las probabilidades eran menores, porque el apoyo lo tenía, por ser familiar, el sobrino del Interventor Claudio Ramírez.

10527815_1578786415698972_8556772216514988250_n

El Director, Pedro Mateo, cumplió su promesa, y cuando se convocó el examen, le avisó, advirtiéndole que la plaza estaba ya asignada, si el previsto para el puesto lo superaba. No obstante, fui al examen y lo aprobé pero, sin plaza. Estaba contento, porque yo, en plena tontería de los 16 años, no quería entrar de Botones, y había quedado estupendamente con todos, el primero con mi padre (años atrás él estuvo en Banesto), quien asumió bien el contratiempo con la idea de que, si me llamaban para el puesto en la Península, se esforzaría para que lo ocupase, proveyendo los fondos necesarios, para subsistir con el sueldo de Botones, porque allí no había 100%.

Aproximadamente al año de aquello, vino una Inspección al Central que, al arqueo de existencias de sellos de correo y timbres, que llevaba (no me acuerdo como se llamaba) el sobrino de Claudio, encontró una falta de 48 pesetas, que el chaval reconoció que se había quedado provisionalmente con ellas. Fue despedido, y como quiera que, para el cargo en cuestión, yo ya estaba aprobado, muy a pesar mío, tuve que entrar de Botones y con uniforme, que era lo que más me traumatizaba. Esto ocurrió en Agosto de 1956.

RECORDANDO MALAGUEÑAMENTE

Mis tíos, Manolo Cabello y Manuela Molina, con su hijo Manolo, vivieron un tiempo en la calle Altozano, y después se trasladaron al Camino de San Rafael, donde yo iba a verlos cuando me desplazaba, más asiduamente durante los años 1974 a 1978, en los que, por razones de trabajo, absorciones de la Caja Ibérica primero, y el Banco Ibérico después, estuve viviendo en Málaga. En ese intervalo me casé, y pasé de soltero en el Hostal Casalá, a un casado, en piso alquilado, en la calle Héroes de Sostoa (antigua carretera de Cádiz).

El encanto que tiene Málaga -donde suele ocurrir que todos los que “rajan” de ella, siempre vuelven, una y otra vez- y la natural velocidad de inteligencia, y de palabra, de sus gentes, sumadas a las bondades del clima y su comida, crean un sentimiento tan afectivo, que siempre permanecerá en el corazón de los que se identifiquen con éstos, y otros valores vivos, reales, que para ello, allí deben descubrirse. Para toda mi familia es de los recuerdos más gratos, y constituye un pasaje de nuestra vida, que siempre añoraremos.

Fue hablando de estas cosas con mi compañero de trabajo, Juan Aranda de Lara, Inspector del Hispano, cuando me apuntó que, para la consulta del apunte que queríamos comprobar, llamase yo a Torremolinos, y preguntara por mi paisano, Antonio Barce. Así lo hice. El apunte, de la Sucursal de Linares, quedó comprobado. En nuestra conversación convinimos que nos veríamos cuando volviera por Málaga. Dependíamos del Núcleo Territorial de Inspección de Sevilla, que siempre envió a otros, quizás por el ahorro de kilometraje y medias dietas. Nosotros no salimos de las provincias de Jaén o Granada, hasta 1999, que llegó el Santander, y me largaron, creo que, más que nada, por los trienios. Juan por razones de enfermedad se prejubiló antes.

Hasta la próxima, con un fuerte abrazo larachense y malagueño.

(Para Antonio Barce, de Francisco J. Carrasco Molina.  Primero de Marzo de 2.015.)

LARACHE - foto de Ange Ramírez

LARACHE – Iglesia del Pilar- foto de Ange Ramírez

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , ,

2 pensamientos en ““RECORDANDO LARACHENSEMENTE (PARA ANTONIO BARCE)” POR FRANCISCO J. CARRASCO MOLINA

  1. Joana dice:

    Seguro que los recuerdos de Francisco J.Carrasco Molina traen a la memoria un sinfín de entrañables momentos a Antonio Barce. Cuando sus ojos paseen por aquí que también sepa que lo tengo en el recuerdo y que le envío el más cálido de los abrazos.
    Antonio, recibe todo mi cariño

  2. Pedro blanco dice:

    Hoy, al pasar por Santafe, nos hemos preguntado que seria de Carrasco. Cuando he llegado a Jaén (mi casa), me he puesto a buscar y parecer que te encontré. Espero que veas esto. Yo soy Pedro Blanco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s