RESEÑA DE FUENSANTA NIÑIROLA, SOBRE LA NOVELA “SOMBRAS EN SEPIA” DE SERGIO BARCE

Fuensanta Niñirola, escritora y artista plástica, integrante de la Generación Bibliocafé, que publica numerosas reseñas tanto en su blog La hora azul como en otras páginas literarias digitales, el pasado mes de julio de este año escribió una nueva, en esta ocasión sobre mi novela Sombras en sepia (Pre-Textos – Valencia, 2006) que, pese al tiempo transcurrido desde que viera la luz, sigue cosechando buenas críticas y ganando adeptos. Es una de mis novelas más intimistas, y, en ella, la ciudad de Larache cobra especial relevancia, podría considerarse una protagonista más del libro.

Fuensanta Niñirola me ha regalado una reseña francamente emocionante y entrañable, publicada en melibro.com, y la traigo a mi blog para compartirla con quienes ya conocen esta novela y para despertar la curiosidad de quienes aún no la habéis descubierto, porque seguramente, tras leer a Fuensanta Niñirola, sentiréis la necesidad de entrar en las páginas de Sombras en sepia.

Sergio Barce, agosto 2015

Portada SOMBRAS EN SEPIA

SOMBRAS EN SEPIA


de Sergio Barce

Entrañable narración, entremezclando recuerdos, deseos, emociones, soledades… destacando la impotencia ante el inevitable fluir del tiempo, que, cual reloj de arena, al acercarse al final cae mucho más rápido. Novela ganadora del I Premio Tres Culturas de Murcia, tiene como fondo algo ya perdido, roto, pero añorado por el autor y puesto en boca de sus personajes: la apacible conjunción de tres visiones del mundo, las tres culturas del Libro, que en la vida cotidiana convivieron durante siglos en relativa paz y armonía. No es esta obra un ensayo, sino una novela, y por tanto no vamos a debatir si esta armonía fue real o no, y si es posible que lo siga siendo. Pero al menos, la admitiremos como algo vivido, deseado y soñado por alguien.
Como es habitual en el autor, nacido en Larache (Marruecos), la novela está alternativamente enmarcada en Larache y Málaga, ciudad a la que se trasladó Sergio Barce con su familia, en su infancia, cuando Marruecos puso muy complicadas las cosas a los españoles nacidos allí y que se consideraban como larachenses.
 En la vida de Abel Egea, un viudo jubilado a las puertas de la vejez, irrumpen Nadja y su bebé Zacarías, emigrantes llegados ilegalmente en una patera con la ilusión de una nueva vida y una mochila llena de tristezas.
 Abel, un larachense de origen español, afincado en Málaga, sobrevive duramente al dulce recuerdo de su fallecida esposa, Carlota, y a la lejanía de su única hija, afincada en Suecia, apoyándose en viejos amigos, como David Benasuly, también procedente de Marruecos, y Lidia Andrade, atractiva mujer madura que conforta a ambos en sus soledades. Pero Abel también sobrevive al hecho de verse desarraigado del país que considera su patria chica, su espacio vital, y que contiene los mejores recuerdos de su vida. 
El encuentro con la jovencísima y bella Nadja, que podría ser su hija, despierta en Abel un aluvión de sentimientos que difícilmente puede controlar. Se siente padre, abuelo, amante… y siente que vuelve a su Marruecos natal, al aspirar el perfume especiado de las comidas que Nadja le prepara. Un país donde transcurrió felizmente su infancia, su juventud, donde se enamoró y se casó, y donde nació Alicia, la única hija que ahora vivía con su marido sueco en el lejano norte.
 La novela se estructura en dos narraciones paralelas: el encuentro, convivencia y problemas de Abel en su relación con Nadja y el pequeño Zacarías, y el retorno a Marruecos en búsqueda de un pasado que ya no existe, del que solo quedan ruinas. Sin embargo, ese viaje resulta ser terapéutico y Abel recupera fuerzas para afrontar lo que le queda de vida con ánimos renovados.

De impecable factura, la narración cautiva y emociona sin caer en fáciles recursos melodramáticos. El lector, tenga o no relación con Marruecos, puede comprender perfectamente la sensación de desarraigo y abatimiento, que es universal, y que todo emigrante lleva consigo. Y también puede comprender o al menos imaginar, ese armónico concurso de opciones vitales, de visiones del mundo que oferta la diferencia, la multiculturalidad entendida no como una visión política, sino humana, muy humana.
 Sergio Barce Gallardo (Larache, 1961) poeta y escritor español, es el presidente de la asociación Larache en el Mundo. Su primera novela ‘En el Jardín de las Hespérides’ (Aljaima, 2000) fue un primer acercamiento al universo de Larache al que siguió ‘Últimas noticias de Larache’ (Aljaima, 2004). Fue ganador del Primer Premio de Novela Tres Culturas de Murcia por su obra ‘Sombras en sepia’ (Editorial Pretextos, 2006). Finalista del Premio de la Crítica de Andalucía de 2012 con ‘Una sirena se ahogó en Larache’ (Círculo Rojo, 2011), y ‘El libro de las palabras robadas’ (Círculo Rojo, 2013). ‘Paseando por el Zoco chico. Larachensemente’ fue su último libro editado en 2014 en Valencia. Recopila los relatos escritos en los últimos 15 años relacionados con Larache.

Fuensanta Niñirola
, Julio 2015

http://melibro.com/sombras-en-sepia-sergio-barce/

FUENSANTA NIÑIROLA Y SERGIO BARCE en la pasada Feria del Libro de Madrid

FUENSANTA NIÑIROLA Y SERGIO BARCE en la pasada Feria del Libro de Madrid

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

2 pensamientos en “RESEÑA DE FUENSANTA NIÑIROLA, SOBRE LA NOVELA “SOMBRAS EN SEPIA” DE SERGIO BARCE

  1. Luis Moratinos Cuyaubé dice:

    esta novela creo que es de las mejores que has escrito amigo Sergio con cariño un abrazo

    Luis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s