Archivo de la etiqueta: Paseando por el Zoco Chico

EN EL INSTITUTO TOMÁS HORMIGO

Con ocasión del pasado día del Libro de este año, tuve la oportunidad de acudir al Instituto de Enseñanza Secundaria Tomás Hormigo, en Cancelada, Estepona.

La profesora Olivia Cózar fue la encargada de introducirme a los alumnos de 3º y 4º de la ESO que, desde el comienzo, siguieron con una atención y educación exquisita todo lo que les conté sobre mis novelas y mis relatos. Les hablé de Marruecos, en especial de Larache, y de las razones por las que me inspira tanto para crear mis obras. Mientras se desarrollaba la charla, se proyectaban en el aula las portadas de mis libros. Todo un detalle.

Luego, abrimos un coloquio, y resultó divertido, ameno y sugerente. Las preguntas fueron muy interesantes.

Acabamos el acto con la entrega de los premios a los ganadores de los concursos de Poesía y Relato, y tuve el privilegio de ser yo quien les entregara sus diplomas.

Me lo pasé francamente bien con este grupo de alumnos. Una grata experiencia.

Sergio Barce, mayo 2017

***

unnamed (4)
***

unnamed (10)

***

unnamed (7)

***

unnamed (3)

***

unnamed (2)
***

unnamed (6)

***

unnamed (8)

***

unnamed (11)

***

unnamed (12)

***

unnamed

***

 

Etiquetado , , , , , , , ,

ASÍ FUE LA PRESENTACIÓN DE MIS LIBROS EN LA FERIA DEL LIBRO DE VALENCIA

logo-fira

IMG_0628

El pasado domingo, 30 de abril, presenté mis últimos libros en Valencia, en la Feria del Libro, en un día soleado, rodeado de amigos a los que, en algunos casos, veía por primera vez. En la foto anterior se nota el ambiente reinante. De izquierda a derecha: Ana Añón, Fuensanta Niñirola, Ana Lozano, Ana Berrocal, Celia Corrons, Sergio Barce, Alicia Muñoz Alabau, Susi Bonilla, Mauro Guillén, María Tordera y Alicia Corrons.

La presentación fue original, atípica y, a la vez, perfecta. Fue en la Sala Museo 2 del recinto ferial de los Jardines de Viveros, un entorno fantástico. El acto comenzó con el editor Mauro Guillen, que coordina al Grupo BiblioCafé, para introducir a los asistentes en mi obra. Hay que decir que, entre el público, sólo había un hombre, y que el resto eran mujeres, lo que prueba que son ellas las más entusiastas con la literatura. Luego, tomó la palabra la escritora Susi Bonilla. Nos sorprendió a todos. Sus palabras salían llenas de entusiasmo, de profundidad, y me dio una visión muy diferente de mis propias novelas. Le agradezco profundamente el trabajo que le ha dedicado para que el público quedara prendado de mis libros. Abajo podéis leer sus palabras, aunque he de decir que en directo son más elocuentes e hipnóticas, porque Susi actúa mientras habla y su entonación es capaz de rendir al enemigo más contumaz. Eso lo disfrutamos quienes estuvimos allí.

Y, finalmente, me tocó a mí hacer ese recorrido que ya habían iniciado Mauro y Susi, y me fue muy fácil hablar de mis motivaciones literarias y personales que me llevan a escribir sobre Marruecos. Descubrí algunas lágrimas entre las tangerinas y tetuaníes que asistían a la presentación.

Pero el acto nos reservaba aún su parte más onírica, divertida y original: a continuación de nuestro acto, llegaba el siguiente (que descubrí que era de otra amiga: Judith Cohen, pero ni ella sabía que yo estaba allí, ni yo que ella también lo estaría, y nos ofuscó el hecho de no haber compartido mis libros y su música sefardita, porque  habría resultado genial;  así que quedamos para hacerlo en otra ocasión)., y como la hora se echaba encima anuncié que teníamos que acabar. Fue entonces cuando el público dejó patente que la presentación se les hacía corta, de manera que, sobre la marcha, decidimos seguir en una de las jaimas existentes en la Feria del Libro, y allí nos fuimos… La charla continuó y tuve el placer y la fortuna de poder dedicarles mis libros a las amigas y a ese público tan cariñoso y entregado, que me hizo sentir realmente feliz.

He de dar las gracias a Mauro Guillén por su ayuda, a Susi Bonilla por sus palabras inolvidables; a la mejor anfitriona y fotógrafa con la que podía contar: Celia Corrons, un descubrimiento en persona; y a las escritoras de la Generación BiblioCafé que estuvieron a mi lado: Susana Gisbert, Ana Añón, Fuensanta Niñirola, Alicia Muñoz Alabau y María Tordera, con las que congenié enseguida (a Fuensanta ya la conocía de antes, y me alegró muchísimo verla de nuevo). A José Luís Rodríguez Núñez de Librería BiblioCafé por su ayuda para que los libros estuviesen en la presentación. Y al resto de las personas que acudieron y que disfrutaron con nuestra compañía: las hermanas Lozano, Olga y Chelo, Ana Lozano, Ana María Martínez, Alicia Corrons, Ana Pons, Concha Espín…

Y aunque eché en falta a algunos larachenses, sé que si no estuvieron fue por alguna razón poderosa, pero me acordé de Mariber Grimaldos, Cristina Galbis y Alfonso Santamaría. Me quedé con ganas de verlos. Aunque luego apareció mi amigo de infancia y hermano Emilio Gallego con Maya y los pequeños Daniel y Diana, y Berry y yo pasamos un rato muy familiar a su lado. En fin, que entre todos los mencionados, y Cuchi, la mujer de Mauro, que es divertidísima, y la amabilidad de Arturo, marido de Celia, así como su hermano, sólo me cabe decir que ya estoy deseando volver a Valencia.

Ahora os dejo con las palabras de Susi Bonilla… Me encantan.

Sergio Barce, mayo 2017

Cuando te adentras en las historias de Sergio comprendes porqué este encuentro no podía anunciarse como una presentación sin más. Vamos a tener la oportunidad de viajar a través de sus palabras del mismo modo que consigue trasladarnos por el espacio y el tiempo sin movernos de casa, solo abriendo sus libros y ya desde sus primeras páginas.

Quiero centrarme en sus dos últimas novelas: La emperatriz de Tánger y El libro de las palabras robadas para que los conozcáis y, a través de ellos, poderos mostrar qué tienen estos libros que no tengan la mayoría de los que están expuestos en las casetas. Qué os va a aportar Sergio cuando os llevéis sus libros a casa y abráis las primeras páginas.

En La emperatriz de Tánger cruzamos el charco y nos encontramos a mediados del siglo pasado en un Tánger cautivador y misterioso con unos personajes que atrapan desde las primeras líneas. Un escritor, Augusto, es el protagonista de esta historia, un protagonista con características opuestas al héroe tradicional. Antisocial, adicto al alcohol, las drogas y el sexo. Pese a estas características tan poco atractivas, Sergio me arrastró al  interior del personaje y consiguió que me enamorase de él. Que me enamorase de un sinvergüenza. En el propio texto y en palabras que  Carmen, una de las mujeres que pasan por su vida, le dice al escritor: “Tu personaje, aunque es un sinvergüenza, en realidad es el amante que toda mujer querría tener”. Y lo sorprendente no es enamorarse de Augusto, sino de las mujeres que van pasando por su vida. Así nos va presentando a Yamila, Ester, Carmen o Miriam y no importa si eres hombre o mujer,  te seducen de forma irremediable.

La narrativa de Sergio es tan elegante que incluso la relación de Augusto con Miriam, que es menor,  y que podría resultarnos detestable se comprende y asimila por el vínculo afectivo que creamos con el protagonista y por enamorarnos de las mujeres del mismo modo que lo hace él.

El escritor protagonista busca su emperatriz y se verá inmerso en una trama de novela negra al más puro estilo de Bogart en Casablanca.

Un cierto paralelismo con este libro se produce en El libro de las palabras robadas cuyo protagonista también es el escritor de un libro del mismo título. Este escritor se llama Elio  y, aunque este personaje no muestra un perfil tan patológicamente adictivo, el alcohol y el tabaco son elementos que dominan su conducta. Tánger también es la ciudad donde transcurre la novela aunque hay escenas que transcurren en Málaga y Tetuán. Una muestra de la multiculturalidad de Sergio que se plasma incluso en el personaje de Moses, el psicólogo del escritor, que es hebreo.

La construcción del personaje del psicólogo me parece extraordinaria. El lenguaje, el manejo de las habilidades terapéuticas quedan perfectamente reflejadas y conforman un personaje redondo junto a la evolución del escritor como paciente. Una evolución recreada con realismo y credibilidad desde su escepticismo en las primeras citas, pues incluso acude a terapia no por voluntad propia,  hasta llegar al sosiego cuando saca de su interior lo que le atormentaba pese al dolor que, en ocasiones, le producía hacerlo.

De nuevo en esta novela se produce una característica relevante de Sergio que es la capacidad de dotar de belleza a escenas que pueden resultar aversivas. En este caso las circunstancias y el ambiente hospitalario que rodea al padre enfermo de alzhéimer.

Me he permitido extraer un fragmento en el que el protagonista habla del deterioro de su padre:

“Advertí la torpeza con la que ejecutaba cada operación, como si sus articulaciones se hubieran oxidado. En ese instante me di cuenta de que el tiempo había pasado por encima de mi padre, arrollándolo”.

Es imposible no contagiarnos del dolor, de la ternura o de la tristeza de los personajes ante esta sensitiva forma de transmitir lo cual produce una poderosa identificación con los personajes y con muchas de las circunstancias por las que pasan.

Aunque el protagonista de esta historia, al igual que la anterior, se ve inmerso en circunstancias amenazantes, yo no la calificaría como novela negra sino como novela de intriga y romántica. Una historia plagada de secretos, esos que todos tenemos o que hay en cualquier familia y que, el día que se desvelan, nos rompen todos los esquemas.

Esta novela introduce unos elementos novedosos en la narrativa de Sergio que no habían aparecido hasta este momento. Está aderezada por un toque de realismo mágico a través del personaje de su madre muerta con el que va contactando a lo largo de la historia. También el propio libro de hojas blancas en el que se pueden leer todas las palabras de los libros perdidos o destruidos introduce un elemento sobrenatural.

Junto a estos elementos que dan pinceladas de misterio y ocultismo a la narración nos encontramos con escritores conocidos y lugares reales como la librería Proteo. Una combinación que resulta muy atrayente al lector.

No quiero extenderme más respecto al contenido de ambos libros pues mi recomendación es que os adentréis en ellos para disfrutar de los aromas de Tánger, para recorrer sus calles de la mano de Sergio y para sentir todo un cúmulo de sensaciones que su narrativa te inyecta directamente en vena hasta llegar a unos finales que no os van a dejar indiferentes.

En los últimos tiempos se está sacrificando el arte literario por conseguir una trama atrayente. Se está perdiendo los artesanos de la palabra, los que pulen y embellecen el lenguaje, y no solo importa lo que se dice sino cómo se dice. Esa es la verdadera literatura. Sergio es uno de los escasos escritores que consiguen atrapar con su trama mediante una narrativa precisa, cuidada y elegante sin perder por ello ni un ápice de intensidad en su historia.

Combina de forma magistral ficción y realidad y sabe confundirlas de forma magistral hasta fusionarlas. Es un escritor sensorial especialmente habilidoso en conseguir que el lector empatice con sus personajes lo cual facilita que nos identifiquemos con ellos en muchas escenas.

Cuando impartes un taller literario se insiste a los alumnos en la importancia de  mostrar en lugar de contar y Sergio es el mejor ejemplo de ello.

Dijo Tolstoi que todas las obras, para ser buenas, deben brotar del alma del autor. En el caso de Sergio no solo brotan, sino que deja un pedacito de su alma en ellas y consigue llegar a las nuestras. Es una experiencia que no debéis perderos y por ello os recomiendo su lectura que, sin duda, disfrutareis, al igual que ahora con sus palabras.

Susi Bonilla 

Galería Fotográfica de la presentación de mis libros en la Feria del Libro de Valencia 2017 (la mayoría de las fotos son de Celia Corrons, y algunas de Susi Bonilla):

DSC_1096

***

IMG_0580

***

IMG_0582

***

IMG_0593

***

DSC_1094

***

IMG_0596

***

DSC_1117

***

IMG_0652

***

IMG_0631

***

IMG_0634

***

IMG_0636

***

IMG_0641

***

IMG_0653

***

IMG_0622

***

IMG_0624

***

IMG_0647

***

IMG_0662

***

IMG_0664

***

IMG_0677

***

IMG_0683

***

IMG_0688

***

IMG_0702

***

IMG_0706

***

IMG_0713

***

unnamed (5)

***

portada-el-libro-de-las-palabras-robadas

***

paseando-por-el-zoco-chico-cubierta

***

cubierta-definitiva-la-emperatriz-de-tanger

***

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,

VALENCIA – 30 DE ABRIL – SERGIO BARCE EN LA FERIA DEL LIBRO

logo-fira

El próximo domingo

30 de abril de 2017

a las 11:00 horas

hablaré de mis novelas en la Sala Museo 2

de la Fira del Llibre de València

cubierta-definitiva-la-emperatriz-de-tanger

Estaré acompañado por los escritores, miembros de Generación BiblioCafé, Susi Bonilla y Mauro Guillén, con quienes he tenido el lujo de compartir relatos en varios libros colectivos.

UN VIAJE DE LARACHE A TÁNGER…

LOGO-WEB-TAULA-REDONA

***

portada-el-libro-de-las-palabras-robadas

 

 

Etiquetado , , , , , , , , , , ,

ASÍ FUE LA PRESENTACIÓN DE “EL LIBRO DE LAS PALABRAS ROBADAS” EN EL INSTITUTO CERVANTES DE TÁNGER

Cuando llegué el pasado miércoles, 22 de febrero, a Tánger, al salir del Hotel Rembrandt, en el boulevard, nos encontramos una escena que a mi hijo y a mí nos llenó de optimismo: un grupo de judíos, unos veinte más o menos, entraban en la Sinagoga Chaar Rafael. Los hombres, con su kipá puesta. Era una estampa que parecía sacada de ese Tánger multicultural del que siempre hablo, de ese Marruecos que ha sido ejemplo muchas veces de convivencia entre las tres culturas. Luego, nos fuimos a la Pastelería La Española. Era como acompañar a mi hijo al Tánger al que me llevaban mis padres en mi infancia.

Por la tarde, presenté mi novela El libro de las palabras robadas (Ediciones del Genal –  Málaga, 2016) en la Biblioteca Juan Goytisolo del Instituto Cervantes de Tánger. He de decir que ya, desde los días anteriores, el trato había sido exquisito, y la amabilidad del personal excepcional, y así continuó. La sala de conferencias de la Biblioteca Juan Goytisolo se llenó de un público que siguió con mucha atención el recorrido que hice desde Larache a Tánger a través de mis  libros, porque, al final, hice este viaje literario para explicar por qué mis dos últimas novelas se ambientan en Tánger y no en otro lugar. La charla, por lo que decían al final del acto, parece que fue lo bastante atractiva como para que se animaran a adquirir la novela y también ejemplares de mis otros títulos. Utilicé todo el embrujo que pude, y traté de hechizarlos con mis historias larachenses y tanyauis. Así que todo salió realmente bien. Además, me acompañaba mi hijo Sergio, de manera que lo disfruté mucho más.

1-1

Mi exposición se la dediqué a Maribel Navarro, que forma parte del personal administrativo del Instituto, amiga y paisana larachense (siempre hay un larachense a donde vaya, un misterio) que había animado el ambiente los días antes para que nadie olvidara la cita. Le agradezco su apoyo incondicional y su entusiasmo. Paquita Torres, coordinadora cultural del centro, fue quien estuvo también al tanto de mi viaje, a punto de “naufragar” por el temporal, pero parece que el destino quería que cumpliera con mi cita y, milagrosamente, el  miércoles, el viento amainó y el barco salió de Tarifa. Paquita suspiró al llamarme y confirmar que pasaba el estrecho. Así mismo, la bienvenida de Silvia Montero, bibliotecaria del instituto, brindándome su ayuda.

También estuvo en el centro cervantino, Monsef Bouali, de la Librairie des Colonnes, que tuvo la gentileza de instalar un expositor para la venta de los ejemplares.

Y, finalmente, también mi agradecimiento a Miguel Ángel San José, administrador del ICT, que hizo de presentador del actor, y que amablemente me introdujo a los asistentes y con quien, al final de la charla, mantuve un interesante diálogo sobre algunas curiosidades de la novela. Fue un placer conocerlo.

Sigo siendo un privilegiado. Primero, porque se interesen por conocer mis obras y me inviten a hablar de ellas en lugares tan diferentes y distantes, y, segundo, porque además tengo la suerte de que, siempre, siempre, vaya a donde vaya, acuden paisanos y amigos, y Tánger no iba a ser una excepción, como ya ocurriera en mi anterior visita hace pocos meses, y en el acto me acompañaron Hanan Hayani, que venía desde Casablanca para verme, Maribel Navarro (ella sí que no podía fallar), Richard Sousa, que no sé si viajó desde Larache en su velero (pongamos que sí, para que todo sea más literario), Itziar Gorostiaga (a quien hacía demasiado tiempo ya que no veía, algo imperdonable; ella es la autora de la portada de mi novela Una sirena se ahogó en Larache), Ibrazer Douadi, Aberrahman Assorhani, Naoual Maaroufi, y, como no, El Hachmi Yebari, que nunca falta, un hermano incondicional al que no se le puede dejar de querer y a quien le debo muchas cosas. Gracias a todos. 

Sergio Barce, febrero 2017

***

3

***

Miguel Ángel Sanjosé y Sergio Barce

Miguel Ángel Sanjosé y Sergio Barce

***

6

***

7

***

9

***

16819296_1155903181174922_605457686894417663_o

***

16826107_1155924931172747_363334768856429917_o

Con Naoual Maaroufi

***

16797974_1155935561171684_2054041747520678582_o

Con Abderrahman Assorhani

***

16819059_1155934277838479_1763586999045790937_o

***

16831038_10208474031630541_2328400746501550905_n

Con Itziar Gorostiaga

***

16797697_1155933887838518_2989471691629335008_o-1

***

16835798_1155934097838497_5641189678650209489_o

***

16836344_1155934211171819_6290750434966934804_o

***

16904694_1155935201171720_7111246067256607770_o

***

16819146_1155930027838904_1398996304673356340_o

De izquierda a derecha: Ibrazer Douadi, Sergio Barce jr., Hanan Hayani, Itziar Gorostiaga, Sergio Barce, Maribel Navarro, El Hachmi Yebari, Richard Sousa y Abderrahman Assorhani.

***

16864134_1239532952766792_468500386193681189_n

***

***

 

Etiquetado , , , , , , , , ,